Una de las restricciones establecidas por el COE provincial para mitigar el avance del coronavirus en Salta es el cierre de las actividades a la medianoche, sea cual sea el rubro. La medida cayó mal al sector gastronómico que el viernes pasado encabezó una marcha para reclamar que la nueva resolución perjudica a sus trabajadores. Para los gastronómicos de Cafayate, la situación será diferente porque se autorizó que cierren a la una de la madrugada.

Entre los motivos especificados al COE, el empresario gastronómico de Cafayate, Sebastián Pizarro, detalló que se aludió a la gastronomía turística que se da en el municipio vallisto, además resaltó que la situación epidemiológica allí es moderada y se encuentra controlada. También expresó su apoyo a todo el sector de la provincia y sobre todo a los gastronómicos de la Capital en su negativa ante las restricciones de horario y señaló que se debe entender que en una hora en los restaurantes y bares hace la diferencia en términos monetarios.

Desde que se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio en Salta y todo el país, el sector gastronómico pasó por diferentes instancias. La primera fue el cierre total de sus locales. Muchos siguieron trabajando con venta online pero nunca fue lo mismo. Luego, el COE los autorizó a abrir de lunes a sábado, en horarios específicos, que en un principio era hasta las 20. En transcurso de las semanas el horario límite se fue extendiendo, y hasta el miércoles podían estar habilitados hasta las 2 de la madrugada. La situación cambió a partir del viernes 9 de abril y a ellos les preocupa su situación económica.