Crece la preocupación en Salta a causa de la importante cantidad de casos de Salmonella en la provincia desde enero. Especialmente, a causa de que el 50 % de los casos registrados se confirmó en bebés y niños menores de nueve años de edad.

Así lo informó Analía Acevedo, la directora de Epidemiología como comunica Cadena 365, sosteniendo que desde enero hasta este martes 9 de febrero se confirmaron 324 casos, con un total de 405 pacientes sospechosos.

La mayoría de los casos se concentran en la ciudad de Salta, llegando a más del 80 %, mientras que el resto se dieron en municipios del interior, como Rosario de Lerma, Cafayate y Metán.

Salmonella (foto ilustrativa)

La bacteria de la salmonella se encuentra frecuentemente en el agua, alimentos y el medio ambiente, a causa de las heces de animales o personas infectadas. Esta bacteria puede causar salmonelosis, la cual tiene una sintomatología de tipo gastrointestinal, mayormente.

Además, esta bacteria puede pasar por los alimentos a través de manos sin lavar, alimentos crudos, contaminados o insuficientemente cocinados, o superficies de trabajo sucias. Los síntomas más frecuentes incluyen náuseas y vómitos diarrea, calambres abdominales, fiebre y dolor de cabeza. Se recomienda a quienes presenten o vean algunos de estos síntomas, que no se automediquen y recurran a un servicio de salud de urgencia.

Imágen ilustrativa de Salmonella (Web)

El Ministerio de Salud Pública recuerda a la población cocinar bien los alimentos para prevenir la enfermedad, especialmente en los productos animales. El microondas no es una forma fiable de destruir estas bacterias, que mueren por el calor. Además, recuerdan que los huevos deben manipularse con cuidado y cocinarse bien, evitando también dentro de lo posible las comidas con ingredientes crudos.

Finalmente, también se pide cuidado al limpiar las heces de un animal, lavándose bien las manos con agua y jabón tras tocar a una mascota. Por otra parte, no se debe cocinar para otras personas si uno se encuentra enfermo, ni dejar los alimentos cocidos fuera de la heladera por más de dos horas.