Luego de que una joven lo denunciara por abuso sexual, el jefe de Bomberos de Metán, Hugo Díaz, deberá cumplir con una serie de pautas impuestas por la Justicia salteña. La víctima, por su parte, teme por su seguridad porque el acusado sigue el frente de la institución y, según contó, en repetidas oportunidades incumplió con la restricción de acercamiento.

Díaz beberá abstenerse de ejercer todo tipo de violencia y además se le impuso el impedimento de contacto a 200 metros de la denunciante y de los lugares donde concurra. Deberá cumplir con la formación en Violencia de Género dispuesta por la Ley Micaela y tendrá que realizar tratamiento psicológico. La Federación de Bomberos Voluntarios de Salta tendrá la obligación de arbitrar las medidas necesarias dentro del ámbito administrativo, a fin de evitar que se repitan los hechos de violencia de género denunciados.

Yo lo denuncié y resulta que la que está encerrada soy yo porque no puedo salir. Tengo que tomar clases virtuales por precaución cuando todos mis compañeros volvieron a la presencialidad”, contó Noelia en una entrevista con Central Policial. La joven de 18 años relató que la semana pasada fue citada a declarar a la Fiscalía pero destacó que la causa está demorada. “Me tratan como si yo fuera una más”. “El sigue en el cuartel trabajando, y le siguen pagando. Hablé con el Intendente y me dijo que no pueden hacer nada porque la Justicia no lo encuentra culpable”, finalizó.

Recordamos que Hugo Díaz carga además con un prontuario de violencia e impunidad. Según la investigación de la periodista de Metán, Teresita Frías, en 2007 prendió fuego a su expareja. Estuvo detenido durante un mes mientras ella estaba internada con quemaduras en diferentes partes de su cuerpo. Luego quedó libre.