Pocas horas después de conocerse su procesamiento por el delito de lesiones leves agravadas por el vínculo, Eduardo Cáceres rompió el silencio en redes sociales. El diputado nacional no sólo calificó como “falsa” la denuncia realizada en noviembre del 2020 por su expareja, Gimena Martinazzo, dirigente del PRO local, sino también apuntó contra la Justicia, manifestando que rechazaron una “prueba clave” en el caso.

Hace unos meses denuncié por falsa denuncia a Gimena Martinazzo por la denuncia que efectuó contra mí. En la misma existen pruebas contundentes (informe de Movistar con ubicaciones precisas de teléfonos) que acredita un móvil político y personal, y que dos testigos que ofrecí para mi defensa, también mintieron para favorecer a Martinazzo”, escribió el dirigente opositor en su perfil de Facebook.

En el mismo descargo, el también abogado explicó que las lesiones que denunció Martinazzo y luego exhibió públicamente no las provocó él. “Vengo sosteniendo que esas lesiones yo no las hice, que hubo una clara intención para frustrar mi carrera política”, indicó.

Por otro lado, señaló que en la nueva resolución se autorizaron pruebas que antes habían sido rechazadas: “Ahora bien, una de esas pruebas rechazadas, las cámaras de seguridad de CISEM que acreditaba a Martinazzo mintiendo, hoy están borradas”. Para cerrar, agregó: “Aspiro a una justicia más responsable, al igual que muchas personas que reclaman lo mismo, yo no bajaré los brazos”.

Cáceres fue procesado por unanimidad por los jueces Maximiliano Blejman, Silvina Rosso de Balanza y Juan Bautista Bueno. Cabe destacar que el diputado nacional ya había sido procesado en 2020 por el juez Correccional Federico Rodríguez, quien entendió desde un principio que existían pruebas suficientes como para responsabilizarlo del hecho.