Horror en San Juan: delincuentes le gatillaron tres veces a una mujer y a su bebé

Los sujetos se hicieron pasar por clientes para robarle a la mujer.
Los sujetos se hicieron pasar por clientes para robarle a la mujer. Foto: Diario huarpe

Ocurrió en un pequeño kiosco de la localidad de Ullum. El estremecedor relato de la víctima.

Una mujer vivió un verdadero calvario cuando fue sorprendida por un grupo de delincuentes, en el pequeño negocio que tiene en su casa. El violento episodio ocurrió en el asentamiento 25 de Mayo, en la localidad de Ullum. Lo grave del caso es que los ladrones le gatillaron tres veces mientras alzaba a su beba.

Según relató la propia víctima a Diario Huarpe, los sujetos llegaron a su kiosco haciéndose pasar por clientes. Cuando estaba por atenderlos, uno de ellos le apuntó con un arma mientras otro abrió la puerta e ingresó exigiendo dinero.

“Me golpearon la ventada del negocio y atendí, pensé que venían a compra bebida. Cuando me acerqué a abrir la ventana, ya estaba uno de ellos apuntándome con un arma en la cara, mientras que el otro abrió la puerta y entró directamente al local”, expresó Daniela Ibáñez.

La pequeña fue tomada por uno de los sujetos a modo de rehén, lo que provocó un ataque de nervios en la víctima. “El primero que entró, fue directamente a tomar a mi bebé, que estaba sobre un sillón que tengo en el lugar, mientras la apuntaba con el arma. El segundo me apuntaba a mí y me exigía que le entregara toda la plata. Les dije que se llevaran lo que quisieran, pero que me devolvieran a mi hija”, aseguró entre lágrimas la mujer.

La mujer y su beba se encontraban solas en la vivienda. Su otro hijo, de 8 años, estaba en lo de un vecino: “Estaba con uno de sus amiguitos en la cuadra y mi marido estaba trabajando. Me asusté mucho por la situación, tenía terror que le hicieran algo a mi hija. Tres veces nos gatillaron”, contó la mujer.

A la mujer le robaron 2 mil pesos, mercadería y un teléfono celular. La denuncia ya fue radicada en la comisaría. “No tenía más que ese dinero porque me habían devuelto una plata que había prestado.Antes de irse, me dieron una piña en las costillas, dejaron a la bebé de nuevo en el sillón y se dieron a la fuga”, concluyo la víctima.

Temas Relacionados