Un grupo de sanjuaninas se unieron para conformar un grupo cuyo objetivo es ayudar a las familias de los chicos que luchan contra el cáncer. De esta manera, quienes buscan impulsar la ley oncopediátrica en San Juan, “Guerreros por la vida”, tendrán su propia sede, a inaugurar en agosto, que les permitirá continuar en sus esfuerzos por mejorarle la salud a cientos de chicos.

//Mirá también: Vairo, el bebé sanjuanino que nació en plena vía pública

Según explicó Mariela Recabarren a Diario La Provincia SJ, “tenemos casi 100 niños oncológicos, esto empezó con el proyecto de la ley que tenemos presentada y si Dios quiere en poco tiempo será aprobada”. La sede está ubicada en calle Juan Jufré 947 sur, en Rawson, y el espacio fue prestado por una madre que sabe bien de cerca lo difícil de la situación. La idea es poder ayudar 100% a todos, explicaron.

“Muchos chicos no tienen ni siquiera agua potable. Están trasplantados y necesitan cuidados y habitación en condiciones. A raíz de la ley y el vínculo con los padres surgió la sede”, explicó Mariela. Además, indicó que el objetivo de esta ley es poder ayudar a los niños de hasta 18 años que padezcan cáncer para que puedan tener sector de internación, enfermeros preparados, psicólogos y hasta servicio fúnebre, ya que muchos no cuentan con los recursos suficientes.

Todos los meses, el Ministerio de Desarrollo Humano dará un bolsón de mercadería y además habrá un ropero comunitario en la sede. “Muchos chicos no tienen ni siquiera agua potable. Están trasplantados y necesitan cuidados y habitación en condiciones. A raíz de la ley y el vínculo con los padres surgió la sede”, detalló Recabarren, mamá de Lara, una nena que padece Leucemia. “Hay familias que la están pasando muy mal. Esto empezó como una inquietud mía, veía que la ley en Mendoza daba sus frutos, daba beneficio a los chicos y me planteé por qué no en San Juan. Formamos un grupo maravilloso. Ninguna mamá decide más que la otra”, agregó.

Es que la agrupación no solo recibe la ayuda del ministerio de Desarrollo Humano sino que también de la municipalidad de Rawson, del club Peñarol, del grupo Dejamos Huellas y del diputado Enzo Cornejo, entre otros. “Todas las decisiones se toman entre todas, todas ponen el hombro. No es un logro mío sino de todas”, aclaró Mariela, quien también aseguró que las “unió el dolor” y que “no hay nadie” que las entienda más que ellas mismas, quienes viven el dolor en carne propia.

//Mirá también: Una persona de San Juan entre las primeras en recibir el DNI no binario

“Este idioma lo entendemos nosotros. Sabemos qué es una punción, una recaída. Pasamos momentos muy lindos pero también muy tristes. Hay que salir a delante, hay que seguir y tenemos las mamás de los angelitos, de los que ya no están, que nos siguen ayudando”, concluyó.