La semana pasada, el tatuador sanjuanino acusado de pornovenganza, Patricio Pioli, recibió su sentencia a 5 años de prisión efectiva por el delito de coacción y lesiones leves calificadas. Sin embargo, en las últimas horas recibió un nuevo revés judicial ya que le revocaron el arresto domiciliario, por lo que finalmente cumplirá la pena tras las rejas.

//Mirá también: “El Tatuador” fue condenado a cinco años de prisión por “pornovenganza” y sienta un precedente a nivel nacional

Fue el jueves pasado cuando la justicia penal de La Rioja sentenció a Pioli con un histórico fallo por difundir imágenes de su ex novia, Paula Sánchez Frega, sin su consentimiento. El Tribunal de la Cámara Tercera en lo Criminal y Correccional riojana lo encontró culpable y responsable de ejercer hostigamiento sobre Sánchez. Por esto, fue castigado judicialmente.

Como el fallo no estaba firme, el tatuador cumplía su condena en su casa. Pero, la autoridad judicial dejó sin efecto esa medida y terminó ordenando el traslado inmediato de Pioli al Servicio Penitenciario Provincial. Este fue el primer proceso oral en todo el país por difusión de material sexual íntimo, lo que quedó tipificado en el Código Penal como pornovenganza.

//Mirá también: Facebook y Google fueron claves para la detección de pornografía infantil en los dispositivos de Carlos Campodónico

A su vez, este caso fue clave para la Reforma del Código Penal ya que se incluyó esta figuro como delito informático. De esta manera, la riojana Sánchez Frega fue la primera mujer argentina en poder avanzar con una causa de este tipo. Pioli fue denunciado por violencia de género y amenazas de difusión de material íntimo luego de terminar su relación en 2016. Desde ese momento, comenzó la disputa judicial que terminó con la pena de 5 años para el tatuador sanjuanino.