Un jornalero sanjuanino de 41 años pasará 21 años en la cárcel por violar a su hijastra y por cometer otros graves ultrajes contra su propia hija. La pena fue impuesta por el juez Martín Heredia Zaldo, quien se apartó del pedido de la fiscal Marcela Torres, quien había solicitado 19 años de prisión, y de los abogados defensores, quienes plantearon en todo momento la absolución del acusado.

//Mirá también: Condenaron a 8 años de prisión efectiva al sanjuanino que violó a una mujer aprovechando su estado de ebriedad

El caso es aberrante y se conoció en profundidad cuando se llevó a cabo el juicio abreviado en la Sala I de la Cámara Penal. Según publicó Diario de Cuyo, la Asesora de la Niñez Laura Romarión apenas pudo contener las lágrimas cuando recordó el testimonio en Cámara Gesell de una de las víctimas.

La funcionaria contó que la niña se tapaba su cara con un peluche para ocultar su angustia mientras relataba los abusos a los que la sometía su papá. También señaló que la otra menor había pasado por un estado similar, ya que en plena declaración confesó que se cortaba los brazos para “no sentir el daño” que le hacía el mismo sujeto. “Le pedimos que nos muestre sus brazos y las cicatrices habían curado, pero no las cicatrices de su psiquis”, dijo Romarión.

La primera en sacar todo a la luz fue la más chica de las víctimas. Tenía 11 años cuando se lo contó a su hermana de 18, quien no dudó en denunciar los abusos en enero de 2018. Ella también hizo lo mismo en septiembre de 2019.

//Mirá también: Video: violenta pelea entre jóvenes en los festejos del Día de la Primavera

El testimonio de las jóvenes y el informe de psicólogos fueron claves en la causa. Fiscalía determinó que el sujeto había violado durante 3 años a su hijastra y había cometido, durante ese mismo periodo, otros abusos sexuales gravemente ultrajantes contra su hija. Además, el juez consideró que contra la menor de las niñas también cometió un abuso sexual con acceso carnal, cuando la manoseaba y sometía a otras prácticas aberrantes. Por eso lo condenó a 21 años de cárcel.