Finalmente, Mario Parisí, el alto funcionario judicial que fue denunciado por golpear a su pareja en varias ocasiones, se entregó a la Justicia el último domingo alrededor de las 18 horas. El pedido de detención había sido realizado por el fiscal Roberto Ginsberg, y el hombre está acusado de provocarle fractura de coxis a la mujer.

Según publicó Tiempo de San Juan, Parisí se entregó en la Central de Policía, que está ubicada por calle Entre Ríos antes de Córdoba, en Capital. El acusado se entregó acompañado de sus dos abogados defensores. Según explicó uno de ellos, Nasser Uzair, Parisí estuvo el fin de semana con unos amigos en una finca y se enteró al mediodía del domingo que habían allanado su casa. Ante esta situación, decidió entregarse.

Además, el letrado informó que van a solicitar su inmediata libertad. Además, explicó que el funcionario fue revisado y le constataron escoriaciones, las cuales habrían sido provocadas por la denunciante. Ahora, la fiscalía tiene un plazo de 72 horas para realizar la audiencia de control de detención y formalización que se realizaría en el Sistema Acusatorio.

El caso:

Mario Parisí está a cargo de la Unidad Conclusiva de Causas y además, es funcionario supervisor del procedimiento de Flagrancia y coordina la asistencia Jurídica del Colegio de Jueces. El hombre fue acusado por su propia pareja, quien denunció las agresiones en el Centro de Abordaje Integral de Violencia Intrafamiliar y de Género (Cavig).

Diario de Cuyo publicó que el episodio de violencia ocurrió tras una discusión que mantuvo la pareja y se fue elevando de tono, hasta salirse de control. Según consta en la denuncia, el funcionario judicial, quien practica karate, le habría ocasionado lesiones a la mujer con la que mantiene una relación sentimental desde hace apenas tres meses. Un médico legista habría constatado las lesiones y le otorgó a la denunciante un certificado que acredita diez días de recuperación. No hay más detalles que esos, ya que desde la Cavig evitaron dar mayores detalles, apenas confirmaron la existencia de la denuncia. El tema se mantiene con total hermetismo.