Denunció que lo secuestraron cerca de donde desapareció Guadaulpe Lucero

El lunes por la noche, en el barrio 544 Viviendas de la ciudad de San Luis, un joven fue raptado. Es el mismo barrio del que se llevaron a la niña de 6 años que continúa desaparecida.

Secuestro. Imagen ilustrativa
Secuestro. Imagen ilustrativa Foto: web

Una denuncia radicada en la ciudad de San Luis acusó que, este lunes por la noche, un joven fue secuestrado en inmediaciones al lugar donde fue raptada Guadalupe Lucero hace casi 10 meses. El padre de la víctima explicó que a su hijo le robaron e intentaron abusar de él en este episodio.

El hecho ocurrió aproximadamente a las 21.30, en el barrio 544 Viviendas, cerca de la escuela N° 4 Juan Tulio Zavala. El hecho fue a pocos metros de donde secuestraron a Guadalupe.

Pablo, padre del amigo del chico que fue víctima del secuestro, contó que su hijo y el otro chico “llegaron a la casa porque se iban a quedar a dormir para hacer tareas y compartir. Fueron a comprar al almacén comida y, cuando regresaron, uno de ellos se da cuenta que había perdido la billetera”.

Secuestro. Imagen ilustrativa
Secuestro. Imagen ilustrativa Foto: web

Tras esto, el joven regresó a buscarla y la encontró en el boulevard que está ubicado frente a la escuela Tulio Zavala.

El problema fue cuando estaba volviendo nuevamente a su hogar.

“Fue sorprendido por detrás por un auto negro en el que circulaban 5 personas. Lo cargaron en el auto y lo golpearon, le quitaron el celular, lo desnudaron, lo bajaron en un descampado y lo amenazaron con que, si no les daba la clave del celular, lo iban a abusar”, relató Pablo.

Minutos más tarde, lo volvieron a subir al auto y le dieron ropa que no era la suya.

Luego de transitar un buen trecho en el automóvil con los delincuentes, al joven lo bajaron en inmediaciones de Los Puquios, en la ruta que va hacia Villa Mercedes, a la altura de Juana Koslay.

En ese momento, “los delincuentes pegaron tiros al aire, razón por la que el chico se asustó y corrió”, contó Pablo.

El joven comenzó a pedir auxilio, una señora lo asistió y juntos pidieron ayuda a otro vehículo donde iba un hombre que le prestó el teléfono.

Allí el joven le avisó a su madre lo ocurrido y regresaron al domicilio donde se estaba quedando. Finalmente, hicieron la denuncia correspondiente a la Policía.