Luego de que la gestión de Alberto Rodríguez Saá anunciara las nuevas medidas de restricción, diferentes sectores de la provincia comenzaron a visibilizar su disconformidad. Los rubros que se encuentran afectados en sus ingresos y están luchando por no cerrar sus puertas son los comerciantes minoristas, gimnasios, bares y restaurantes.

//Mira también Refuerzan el control nocturno de bares y restaurantes en Villa Mercedes

El presidente de la Asociación de Comerciantes y Trabajadores Independientes, Sebastián Mohr, expresó a diario El Chorrillero: “Las medidas no tienen sentido, los contagios no se dan en los bares y restaurantes, sino en la clandestinidad donde nadie se hace cargo del cumplimiento de protocolos”.

La nuevas restricciones planteadas por el Gobierno son la prohibición de circulación de 00 a 6 de la mañana, lo que reduce al 30% la capacidad de establecimientos como bares y restaurantes. Por su parte, los gimnasios suspendieron los encuentros sociales con más de 10 personas en espacios cerrados.

Algunos establecimientos han decidido cerrar hasta la primavera o de manera definitiva. Otra medida tomada por los dueños de estos sectores, es reducir el personal un 50%.

Los sectores más perjudicados por las nuevas restricciones se hicieron oír- imagen ilustrativa.Mario Liotta

“Bares, restaurantes y comercios minoristas respetan y hacen cumplir los protocolos. Allí no se generan los contagios, sino en las fiestas clandestinas que el Gobierno no puede desconocer”, aseguró el presidente de la asociación.

Por otro lado, Mohr afirmó que los tienen en la mira. “La Municipalidad nos sigue mandando inspectores, estamos en sintonías distintas con el Gobierno”, precisó.

Bares del centro han decidido no abrir sus puestas. Entre ellos, Point y El Malón optaron por visibilizar de esa manera su disconformidad con las nuevas medidas.

//Mira también En San Luis este sábado se registraron 407 casos de Coronavirus

En un comunicado informaron: “A causa de las medidas adoptadas por el Gobierno nos vemos obligados a tomar esta decisión. Apenas se llegan a cubrir costos y no nos gusta romper la ley o ponerlos en riesgo con tal de ganar”.

Hicieron foco en que la gastronomía “hizo importantes inversiones para adaptarse a los protocolos establecidos”, y que es un rubro “ampliamente controlado por las autoridades y no ha demostrado ser foco de contagios” finalizaron.