Una vez que se conocieron las restricciones dispuestas por el intendente Emir Félix ante el aumento de casos de coronavirus en el departamento, desde el sector comercial y empresarial hubo opiniones encontradas.

Para el presidente de la reciente formada Cámara Empresaria del Sur, la medida "es una injusticia" y lo único que hacer es "fundir a las empresas".

"Cada sector cumplió con todos los protocolos y está a la vista que el contagio no fue por los restaurantes o bares, la situación se desmadró por otro lado. Sino que el Estado se haga cargo de los negocio y les pague el sueldo", dijo molesto José Abdón Bitar, titular de la entidad.

En tanto desde la Cámara de Comercio sanrafrelina, Carlos Torelli fue más mesurado y si bien no se opuso, sostuvo que "nos preparamos con protocolos por meses para esto, necesitamos aprender a convivir con el virus. Hay que buscar la forma de ayudar a las empresas para que el día 15 puedan volver a funcionar. No podemos perder más empleos", afirmó.

Entre las restricciones que aplican desde este viernes hasta el 4 de septiembre, el sector gastronómico vuelve a trabajar únicamente por el sistema de delivery o pase y lleve.

*Este texto fue publicado originalmente por Los Andes. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente​