A poco más de cuatro años del accidente que dejó con secuelas físicas y cognitivas de por vida a Candela Giménez, la Justicia Civil condenó a la Provincia de Mendoza a pagar una indemnización de $20.500.000 como reparación a la joven víctima y su familia por la incapacidad, daño moral y el daño a futuro.

La demanda de la familia Giménez fue interpuesta por el abogado Tíndaro Fernández, tuvo como sustento la omisión del Estado mendocino frente a un alcohólico crónico al que le habían realizado múltiples infracciones de tránsito por conducir, precisamente, ebrio.

El accidente ocurrió el 29 de octubre de 2016 a las 3:35 de la madrugada. Escollo conducía un Renault 12 por avenida Hipólito Yrigoyen, iba a exceso de velocidad y zigzagueando.

El automóvil impactó a Candela con el guardabarro derecho y la lanzó por los aires. Lejos de detener la marcha y asistir a la joven que entonces tenía 17 años, Hugo Scollo siguió y se dio a la fuga.

No solo escapó del sitio del incidente vial, sino que además Scollo le cambió las partes dañas al auto, como el parabrisas donde impactó Candela. Compareció ante la justicia 48 horas después.

Hasta ese momento, Scollo tenía en su historial ocho infracciones de tránsito de las cuales siete eran por conducir ebrio. En los estudios toxicológicos tras embestir a la joven, resultó positivo para cocaína, según consta en la causa penal.

También llegaron a retenerle el carnet por dos años pero incluso en ese lapso, tuvo tres infracciones más del mismo calibre. Además le retuvieron el vehículo en tres oportunidades.

Por atropellar a Candela, el conductor fue condenado en un juicio abreviado a tres años de prisión en suspenso, 4 años de prohibición para conducir y la obligatoriedad de someterse a un tratamiento psicológico en el hospital Schestakow para tratar su adicción al alcohol o cualquier otra sustancia.

Más allá de la condena penal, la familia de Candela inició una demanda en 2018 por la inacción del Estado y el pasado 10 de febrero el Tribunal de Gestión Asociada N°1 de San Rafael dictó la sentencia.

Condenaron a la Provincia de Mendoza junto con Scollo a indemnizar a la joven y la familia en 20.5 millones de pesos en distintos ítem.

En la sentencia, la justicia resolvió que le abonen a Candela $6.500.000 por la incapacidad “permanente y definitiva del 70 %, destacando que requerirá asistencia médica, farmacéutica, fisioterapia y ayuda de terceros en forma permanente y de por vida” con “trastornos cognitivos” tan graves que “no podrá estudiar una carrera terciaria ni universitaria”, entre otras discapacidades que sufrió.

El tribunal analizó el posible daño moral y en este caso ordenó el pago de $3.000.000. Por el daño emergente a futuro, basándose en “el mantenimiento de la salud, la mayor recuperación posible y su asistencia personal”, deberán indemnizar a la víctima en $7.000.000.

Además, la justicia civil también dictaminó se debe enmendar a los padres y a las hermanas por daño moral. En este caso la justicia condenó a las partes demandadas a pagar $4.000.000 ($3.000.000 al matrimonio y $500.000 a cada hermana).