Después del incidente con una embarcación que se dio vuelta en el lago de Valle Grande con 20 turistas a bordo, desde la Cámara de Turismo de San Rafael emitieron un duro comunicado en el cual solicitaron mayores controles sobre los prestadores de servicios pero con una aclaración importante, exigieron que dirijan más la mirada hacia los ilegales.

Los prestadores turísticos consideraron que se hace la vista gorda con los prestadores que no están inscriptos y al final solamente se exige el cumplimiento de los requisitos a aquellos que hacen todo dentro del marco de la ley.

“Desde la Cámara de Turismo de San Rafael vemos con preocupación en el medio de esta exitosa temporada de verano la ausencia del estado en sus distintas áreas para con tareas de su exclusiva responsabilidad”, inició el comunicado.

Los prestadores asociados a la Cámara turística reclamaron mayor presencia del Estado en la fiscalización y control de las actividades sin embargo “los controles deben ser totales y no solo buscar la base de datos de los inscriptos”.

Para ello exigieron facilidades para realizar los trámites de inscripción y “no impedirlos” para lograr la regularización de los prestadores que no están en regla ya que los “productos ilegales hoy son más que los legales”.

Los integrantes de la Cámara de Turismo aseguraron que desde el Estado se mira para un costado “ya sea por elección o por connivencia con prestadores no habilitados que no trabajan para un destino seguro”.

El comunicado de la Cámara de Turismo

Desde la Cámara de Turismo de San Rafael vemos con preocupación en el medio de esta exitosa temporada de verano la ausencia del estado en sus distintas áreas para con tareas de su exclusiva responsabilidad.

Desde las tareas de mantenimiento de infraestructura vial en la ruta provincial 173 en El Cañón del Atuel, con obras largamente pedidas, que permitirían inicialmente el tránsito seguro y con servicios en uno de los caminos turísticos más importantes del país.

La fiscalización y control de las actividades de altura que poseen regulación desde el año 2019 y hasta la fecha solo tenemos una empresa que certificó su cumplimiento.

La fiscalización en el año calendario de todo el sector y el trabajo para facilitar los trámites de inscripción y no impedirlos, que nos permita transitar la temporada brindándole tranquilidad y legalidad al turista y limite no solo los servicios y productos ilegales (hoy son más que los legales) sino también que prevenga accidentes sin caer en prohibiciones sin sentido (como la de no bañarse en los lagos) que nos exime de la responsabilidad donde a la vista de todos hay más de decenas de miles de turistas y locales que utilizan los lagos para dicho fin.

Desde el sector trabajamos todo el año para brindar productos y servicios seguros para el turista pero nos encontramos solos en una pelea desigual y vemos que siempre el estado está mirando para otro lado, ya sea por elecciones o por connivencia con prestadores no habilitados que no trabajan para un destino seguro.

Sabemos que podemos adelantarnos y que no necesitamos un accidentes trágico para poder mejorar, el turismo nos necesita a todos y el estado no puede estar ausente, los controles deben ser totales y no solo buscar la base de datos de los inscriptos, desde la Cámara esperamos trabajar en este 2022 en conjunto para hacer un destino más seguro y que más personas elijan.