La búsqueda de un joven de 19 años cuya novia fue hallada muerta en una cava de Marcelino Escalada concluyó este lunes en el mismo lugar. Los restos de Hugo Ariel Aranda fueron identificados tras retomar el operativo en la zona y hasta ahora no hallaron indicios de violencia externa al analizar los cadáveres.

//Mirá también: Hallaron cadáver de una adolescente cerca de San Justo y buscan a su novio

Si bien en base al protocolo que rige las investigaciones judiciales en Santa Fe, el caso de Priscila Arce comenzó a investigarse como un femicidio, el fiscal de San Justo, Guillermo Persello, confirmó que la adolescente falleció por “asfixia por sumersión” y no detectaron lesiones en su cuerpo.

El representante del Ministerio Público de la Acusación (MPA) indicó que el cadáver de Aranda tampoco presentaba lesiones externas visibles. Sin embargo, esperaba el informe forense para profundizar la pesquisa sobre el hecho.

El hecho comenzó a investigarse el sábado a raíz de un denuncia por fuga de hogar realizada por los padres de Priscila ante la policía de Marcelino Escalada, una pequeña localidad de 1.800 habitantes ubicada a 130 kilómetros al norte de la ciudad de Santa Fe.

//Mirá también: Golpeó a una nena de dos años y los presos le arrojaron agua hirviendo

De acuerdo a lo informado por el fiscal durante una conferencia de prensa que brindó poco antes del mediodía, la búsqueda se inició ese mismo día y el domingo dieron con los teléfonos celulares de ambos en una precaria casilla que se encuentra en esa cava, a 3 kilómetros de la Ruta Nacional 11. Habitualmente los recolectores de cartones usan ese lugar para guardar sus cosas.

A partir de este secuestro, policías de Marcelino Escalada y de San Justo empezaron a recorrer la zona con ayuda de perros adiestrados y de buzos tácticos la Unidad Regional XVI.

Más tarde, los pesquisas encontraron un cuerpo flotando en las aguas y, tras el arribo al lugar del fiscal y de personal de la División Criminalística, fue reconocido por los padres de Priscila como perteneciente a la joven.

Persello dispuso que el cadáver fuera trasladado a la morgue judicial de Santa Fe para realizar la autopsia de rigor, al tiempo que ordenó continuar con los rastrillajes en el lugar en busca del novio de la adolescente, hallado esta mañana en la misma cava.

Desde el MPA detallaron que durante la búsqueda, a los buzos les costó trabajar debido a la gran cantidad de residuos que hay sumergidos en esa cava.

El fiscal dijo que por el momento es una causa por averiguación de causales de muerte, ya que “no se está a priori frente a un hecho violento ni de ninguna situación enmarcada en violencia en la pareja”.

“Se pidieron informes sociales pero no había denuncias ni ninguna cuestión que indique que estemos frente a un caso de violencia de género”, agregó el representante del Ministerio Público, quien no obstante aclaró que por una cuestión de protocolo toda causa que se inicia por una mujer muerta se trabaja como un posible femicidio.

“En este tipo de casos, tratándose de una pareja y de una menor, los protocolos indican que se tiene que investigar como un femicidio, por eso los protocolos y actuaciones”, expresó.

Persello aclaró que “no se descarta ninguna hipótesis” y que se aguardan las pericias sobre los teléfonos celulares secuestrados y los resultados finales de ambas autopsias.

Sobre la cava donde se encontraron los cuerpos, el fiscal detalló que “hay una parte profunda, que llega casi a tres metros, con mucha basura en los costados y que, por la lluvia del viernes, no era fácil llegar al lugar”.

“Los buzos tácticos que vinieron de Santa Fe no pudieron realizar ayer todas las tareas porque se quedaban enganchados y se complicaba. Hubo que emplear una máquina retroexcavadora que ayudó a remover basura”, añadió.

Persello dijo que ya tomó contacto con los padres de ambos jóvenes y que se recolectaron muestras de ambas viviendas, especialmente de la del joven cuando ya se había encontrado el cuerpo de Priscila y no el suyo.