El Ministerio de Seguridad provincial puso en funciones a los 800 policías que egresaron del Instituto de Seguridad Pública en diciembre. La distribución comenzó el martes 18 de enero con la entrega de las armas reglamentarias a la primera tanda de policías que se sumaron a la Unidad Regional II, Rosario y a la Unidad Regional I, La Capital. Los efectivos comenzaron a prestar servicio en el lugar de destino automáticamente.

De los 800 egresados, el ministro del área, Jorge Lagna, dispuso que 500 policías se sumen a Rosario, 200 al departamento La Capital y 100 serán distribuidos en el interior provincial. En este sentido, ya se presentaron a 38 nuevos efectivos para el departamento Castellanos, 27 efectivos para el departamento San Lorenzo, 10 para el departamento Belgrano, 11 para Las Colonias.

“La presencia de estos agentes surge en función de las necesidades operativas que nos manifiesta cada jefe de unidad, en el marco de diálogo constante que mantenemos con ellos”, dijo Bruno Rossini, secretario provincial de Gestión Institucional y Social de la Seguridad, luego de la asunción de los nuevos efectivos.

“La incorporación de estos recursos humanos permitirá fortalecer el trabajo en las comisarías y las distintas direcciones de las Unidades Regionales, fortaleciendo la labor policial en todo el territorio”, explicó el funcionario provincial y luego agregó que la idea es que las Escuelas Regionales de Policía aumenten el número de egresados, sobre todo, con sentido de arraigo, que conozcan la idiosincrasia de su lugar, sus calles, permitiendo una adaptación más rápida y eficaz.