El pasado jueves, los bloques políticos de Tandil mantuvieron un ferviente cruce discursivo al momento de hablar de la rendición de cuentas durante el 2021 del Municipio de la ciudad. Tanto la alianza Juntos como el Frente de Todos dispararon fuego cruzado.

Desde el oficialismo, apoyaron los números explicitados en el informe a cargo de la Secretaría de Economía y Administración. “Aún en emergencia, el Municipio prestó todos los servicios y cerró con las cuentas en orden”, afirmó Marideé Condino.

“No acompañaron a los sectores afectados por la pandemia en el 2020 y esa pasividad explica la subestimación presupuestaria general para el 2021: no se invierte en políticas de Estado que puedan revertir esa tendencia, ya sea la producción, la crisis de la vivienda, la falta de integración urbana, el transporte o la educación”, disparó desde el Frente de Todos, Juan Arrizabalaga.

Desde el bloque opositor, remarcaron que el crecimiento del presupuesto por encima de lo estimado se explica por la suma de diversos factores. La mayor recaudación de la TUAE (Tasa Unificada a la Actividad Económica), los mayores ingresos provinciales y nacionales, y finalmente el propio aumento de tasas municipales.

Por otra parte, desde el Frente de Todos indicaron que la reactivación, luego de la pandemia, impactó favorablemente en la recaudación comunal y se expresa en la TUAE. En términos generales esta tasa tenía previsto una recaudación de $390 millones y percibió finalmente $517 millones, lo que representa un incremento del 32%.

Desde el bloque de Juntos, reconocieron que el presupuesto “final y consolidado” del Municipio de Tandil durante el 2021 fue de $6.918.523.000, y un déficit consolidado de la administración central y del Sistema Integrado de Salud Pública (SISP) de 106.000.000.000.

“El escenario a fines de 2020 presentaba un futuro con una inflación oficial estimada del 29%, un dólar de alrededor de $80, un crecimiento del PBI del 4% y el aparente final de la pandemia por el Covid-19″, abrió la concejala de Juntos, principal espada del oficialismo a la hora de defender la gestión de los recursos. Para agregar de inmediato los datos con los que cerró el año, muy distintos de esa previsión.

La inflación alcanzó el 51%, el dólar oficial los 108 pesos y contra los pronósticos anteriores, la pandemia siguió causando problemas que obligaron a tomar medidas especiales.

“Obviamente, estos desvíos incidieron a la hora de la percepción de ingresos y ejecución de gastos que tuvo el Municipio. Ahora, al ver la rendición de cuentas de 2021, podemos decir que fue un período equilibrado, razonable, medido en el gasto en función de los recursos. Un año de transición donde se aplicó el principio de prudencia”.

Un año en que el Estado municipal recuperó su actividad y prestó servicios, los habituales y también los relacionados con la pandemia. Y en ese marco de emergencias y con previsiones económicas que no se cumplieron por efectos de una fuerte inflación, logró llegar al final con las cuentas ordenadas.