Este viernes se realizó una reunión entre funcionarios del Municipio de Tandil y miembros de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Tandil. También participaron dueños de cabañas, de la Asociación de Guías de Turismo y miembros de Uthgra con el objetivo de reactivar el sector tras la crisis en la que se encuentran por las restricciones ante el aumento de casos de coronavirus.

En un encuentro que tuvo más de dos horas y participaron el Intendente Miguel Lunghi, el jefe de Gabinete, Oscar Teruggi, el director de Turismo, Rodrigo Inza y la secretaria de Desarrollo Productivo, Marcela Petrantonio, analizaron distintas medidas, entre ellas, la creación de una mesa interdisciplinaria para reactivar y cambiar el rumbo de los distintos rubros.

//Mirá también: Crece la preocupación en el sector hotelero y gastronómico en Tandil

“Estamos peor que el año pasado, ya que en 2020 al menos recibíamos el ATP para pagar salarios y actualmente eso no está pasando. Está todo cerrado desde principios de abril que fue cuando empezó a caer la asistencia de gente a los comercios”, advirtió Bruno Cerone, miembro de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Tandil.

Si bien el anuncio hecho este viernes por el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, advertía que en Fase 2 los restaurantes podrían trabajar al aire libre, en Tandil esto podría traer complicaciones. “En la ciudad es difícil hacerlo por las condiciones climáticas que hace que sea imposible que las personas coman o tomen un café afuera, por lo que pedimos trabajar con poco aforo y dentro de los locales”, detalla Cerone.

La situación es compleja no sólo a nivel local sino también a nivel nacional. Según la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra) dio a conocer este jueves un informe a través de la consultora Invecq que advierte que quebraron 11.800 hoteles y restaurantes desde que comenzó la pandemia.