En la mañana del viernes, un grupo de directores y maestros viajaron en el helicóptero de la gobernación de Tucumán a tres escuelas de alta montaña con el objetivo de retornar el dictado de clases presenciales, las cuales fueron interrumpidas por la pandemia de coronavirus. “El gran desafío que tenemos es volver a la presencialidad educativa en toda la provincia”, sostuvo el gobernador, Juan Manzur.

En ese sentido, Manzur remarcó que su objetivo abarca “a las escuelas ubicada en zona rural dispersa como es este caso”. De esta forma, el gobernador y el ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, despidieron esta mañana a los 24 docentes que partieron en helicóptero a reencontrarse con sus alumnos en las escuelas ubicadas en las localidades de Ancajuli, Chasquivil y Anfama.

Además, Manzur explicó que se utilizó un helicóptero para trasladar a los docentes porque “a causa de la crecida de los ríos, provocada por las últimas tormentas, no podían llegar a caballo”, y señaló que en este viaje se aprovechó para trasladar “más de 5.000 kilos de mercadería para los establecimientos educativos”. Por su parte, Lichtmajer coincidió con Manzur en que “es muy importante la vuelta a la presencialidad”.

“Es algo universal y más en esta zona, que es más necesario”, destacó. Finalmente, el ministro sostuvo que, aunque las clases presenciales se hayan visto interrumpidas el año pasado, “nunca se cortó el vínculo con los alumnos”, ya que los maestros llegaron a ellos a través de cuadernillos, y puntualizó que “este es un paso más que el Estado da para llegar a donde hace falta”.