A falta de un poco menos de dos meses para las PASO, las internas en el oficialismo tucumano están más fuertes que nunca y las declaraciones cruzadas serán una constante en este tiempo.

De este modo, quien habló sobre su decisión de competir con una lista propia fue el vicegobernador, Osvaldo Jaldo. Además manifestó cuales fueron los motivos que lo llevaron a romper su vínculo político con el gobernador Juan Manzur.

Jaldo comentó en una entrevista en Los Primeros que el desgaste en la relación con el mandatario provincial comenzó a partir de algunas decisiones que se tomaron desde el Ejecutivo y por la intención del mandatario provincial de “perpetuarse en el cargo, para lo cual necesita la reforma de la Constitución”.

El Frente de Todos saldrá fortalecido y a noviembre llegaremos todos unidos para darle el mayor números de diputados al presidente Alberto Fernández y a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, para garantizar la gobernabilidad”, dijo el precandidato a Diputado Nacional en las elecciones Primeras, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias.

Con relación a la decisión de encabezar la lista, fue contundente: “no me escondo detrás de ningún compañero ni voy de suplente. Me pongo al lado de los compañeros porque encabezo un proyecto político”.

La lista del Peronismo Verdadero la forman dirigentes con trayectoria, mientras que en la otra la integran los que estudiaron juntos o han ejercido la profesión, los que son amigos de tantos años, es decir, que más que un proyecto colectivo y político, son proyectos personales. Que quieren permanecer en el gobierno y en los cargos, no son proyectos políticos, son proyectos personales”, aseveró Jaldo.

Luego habló sobre la importancia de las elecciones legislativas de cara a las elecciones a gobernador en el 2023 y sostuvo que, “no tengo dudas que si Manzur gana las elecciones no querrá dejar el cargo”. Agregó además que la decisión de una reforma de la Constitución provincial es de los tucumanos: “la reforma no es una cuestión que pueda decidirla ni Jaldo ni Manzur. Llegado ese momento lo hará el pueblo tucumano, que a través de su voto en la elección de los Convencionales Constituyentes, dirá si está de acuerdo con la reelección”.

“En un 80 a 20, la gente le dirá no a la reforma constitucional”, concluyó Jaldo.