“La movilidad urbana, el transporte público de pasajeros, es uno de los principales problemas de nuestros vecinos, pero no el único. Y antes que definir su futuro, es necesario establecer su zona de influencia y legalidad. El deficiente servicio público de transporte de pasajeros en colectivos, con epicentro en la Capital, claramente desborda sus límites políticos en el Gran San Miguel de Tucumán afectando directamente a los vecinos de las comunas y municipios de su entorno desde hace décadas”, manifestó el intendente de Tafí Viejo Javier Noguera.

Luego recuerda que “la creación del “Área Metropolitana del Gran San Miguel de Tucumán” es un hecho fáctico, su tejido urbano se consolidó en el 5% del territorio provincial y concentra ya al 65% de la población tucumana, y crece vigorosamente”. Más adelante sostiene que “solo 4 de las 24 provincias argentinas tienen megápolis, 6 municipios, 12 comunas rurales, sus legislaciones y curacas muchas veces no nos permiten comprender este complejo fenómeno urbano, que deja sin soluciones a nuestros vecinos ante demandas tan vitales como el transporte, la salud, la educación, la vivienda, entre otras”.

Noguera precisa que “los márgenes de nuestras jurisdicciones políticas son sencillos de identificar: están signados por el abandono. Para muestra un botón: Los principales accesos al Gran San Miguel de Tucumán, por cualquiera de los puntos cardinales, son por alguna de estas “costuras” o límites”.

Tema ambiental

El intendente enfatiza que “la urgente agenda ambiental es también un pendiente. Sin embargo, este tema fue el único que logró juntar por primera vez a los seis intendentes y a los 12 delegados para crear la única experiencia jurídica en reconocer la existencia de la metrópolis: el Consorcio del Girsu”.

El Consorcio Metropolitano de la Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos es un acuerdo de partes, no una ley, y sirvió para resolver de manera adecuada el destino final de los residuos del Gran San Miguel”.

Explica que “su modelo organizacional es deficiente e impacta en su desempeño. Sin embargo, es la única organización de gobiernos locales que sindicalizó municipios y comunas por la metrópolis y lo hizo ungido por el fervor de los fallos penales de la justicia federal que acorralaban a sus alcaldes, albaceas del ambiente, aquí como en todo el mundo”.

Y así como en el caso Girsu, continua diciendo Noguera, “el Transporte Público de Pasajeros, por la jerarquía jurídica de derecho humano que ocupa en la Metrópolis (sin el cual no se accede a Derechos Humanos como la salud, la educación o el trabajo) debe ser abordado con ese mismo enfoque territorial”.

Finalmente remarca que “las propuesta de la Municipalidad de Tafí Viejo de crear un tren elevado que conecte a toda el Área Metropolitana del Gran San Miguel de Tucumán, a través de tres ramales apunta en esta misma dirección. La movilidad urbana es el conector fáctico de la Metrópolis. Mientras tanto, la mancha urbana del Gran San Miguel sigue desplegándose desmadrada, sin ninguna planificación, presionando al piedemonte donde concentra los servicios y marginando a los pueblos del Este, que como la Capital, dan inexplicablemente la espalda al cauce del Salí”.

Concluye su posición sobre los problemas del Gran San Miguel de Tucumán puntualizando que “a ese ritmo crecen también los problemas de nuestros vecinos que encuentran frustraciones donde deberían encontrar soluciones. Una ley provincial que cree, defina y haga operativa una administración Metropolitana que gerencia los problemas comunes de los municipios, se impone”.