Hace tiempo que Florencia Peña está acostumbrada a lidiar con todo tipo de críticas, ya sea por su forma de mostrarse, su actitud, o algún escándalo mediático al que se la vincula. Pero esta vez, la conductora de Flor de Equipo se cansó de recibir insultos y amenazas por pivado, y le dejó un mensaje contundente a sus haters, con una foto en la que posó para su cuenta de Instagram.

//Mirá también: Florencia Peña se descargó en su programa: “¿Tengo que salir a aclarar que no soy el gato del Presidente?”

//Instagram: @flor_de_p

Hace unos días, la actriz fue víctima de una gran cantidad de insultos en las redes sociales, luego de que saliera a la luz un registro en el que figuraba como una de las personas que visitó la Quinta de Olivos durante la época más dura de la pandemia en el 2020. Cientos de usuarios la acusaron de estar ahí por asuntos personales e incluso la llamaron “el gato de Alberto”.

Furiosa, Peña se descargó en su programa de Telefe y confirmó que sólo se trató de un asunto labural, ya que había asistido a la residencia presidencial para hablar de la situación de los actores y actrices que no podían trabajar por la cuarentena.

Florencia Peña, furiosa en el comienzo de su programaInternet

“Dejemos de pensar que los actores son personas millonarias. Somos laburantes y en ese momento a mí se me ocurrió, junto a otros compañeros con los que hablábamos, ir a hablar con el Presidente para encontrar una solución”, dijo.

Ahora, así como sus “haters” fueron directo contra ella, la conductora los atacó de frente y con un mensaje claro. Sentada en la cama y con nada debajo, la actriz posó con una remera negra con una leyenda que decía “A la gilada ni cabida”, haciendo referencia a que ya no le daría atención a los comentarios que siguieran haciendo sobre ella.

Flor Peña. Foto: web.Flor Peña. Foto: web.

Siempre en esta! Buen día”, escribió Peña debajo del posteo, que en apenas 6 horas superó los 190 mil likes. En los comentarios, varias colegas actrices celebraron su mensaje, entre ellas, Natalia Oreiro, Romina Gaetani y María Carambula.