El pasado viernes, dos turistas fueron atacados por un grupo de personas encapuchadas que habían cortado la Ruta 40 a la altura de Villa Mascardi. En el juzgado federal de Bariloche se abrió otro expediente debido a una nueva agresión por parte de gente con capuchas.

Los jóvenes de 23 años, provenientes del sur de Buenos Aires, se acercaron a los manifestantes para preguntarles cuánto demoraría el corte: acto seguido, fueron atacados con palos y piedras.

Marco Galderisi, una de las víctimas, en diálogo con La Nación aseguró: “Nos quisieron matar”. El muchacho recibió un golpe en la cabeza y otro en la frente, de esta forma le tuvieron que hacer dos puntos. Otro de sus amigos que lo acompañó a averiguar fue Patricio, quien sufrió una herida que requirió cuatro puntos de sutura.

Uno de los jóvenes que fue agredido en Villa Mascardi, Bariloche. Foto: La Nación

En total eran nueve bonaerenses que decidieron ir a pasar el día en El Bolsón. Alquilaron autos en Bariloche y al llegar a Villa Mascardi se toparon con el corte de ruta. Los autores de la manifestación eran miembros de la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu.

Los encapuchados estaban protestando porque se cumplían dos meses del crimen de otro de sus miembros: Elías Garay, joven asesinado en Cuesta del Ternero, paraje también ubicado en Bariloche.

Galderisi explicó que se bajó del auto con otros dos y se acercaron a la manifestación pensando que podían encontrar a alguna autoridad que les informe algo, pero no había ninguna.

“Le pregunté a una chica y apareció otra que me dijo que estaba muy cerca -aseguró el joven-, de la nada, otro tipo me dio un palazo en la cabeza. Y luego otro. A Patricio también le pegaron fuerte en la frente, y mi otro amigo consiguió alejarnos del lugar mientras nos tiraban piedrazos”.

Uno de los jóvenes que fue agredido el viernes 21 de enero en Villa Mascardi. Foto: La Nación

Ambos fueron asistidos en una salita de la Gendarmería Nacional, cerca del corte. Más tarde, los trasladaron al Hospital Privado Regional de Bariloche, donde les hicieron tomografías.

Según contó la víctima, la “sacaron barata, pero los quisieron matar”. Detalló que no eran ramas, sino palos con los que los golpearon. Luego, les arrojaron piedras que impactaban incluso en los autos que estaban ahí.