Después de los días turbulentos tras el resultado de las PASO, un Gabinete con muchos nombres nuevos se comienza a asentar en el Gobierno con el objetivo de sumar votos de cara a la elección de noviembre. Con eso en mente, el Gobierno planea inyectar en la economía una suma millonaria para llevar un poco de alivio a los bolsillos de la gente, golpeado tras la crisis económica producto de la pandemia.

//Mirá también: El cambio de ritmo que busca mostrar el nuevo Gabinete y un sábado con varias reuniones

La suma prevista ronda los $ 160.000 millones y en ese paquete se incluyen algunos anuncios que ya se concretaron, tales como la suba del piso del Impuesto a las Ganancias y otras que aún no se anunciaron, como la nueva tanda del IFE.

A esta suma hay que agregarle lo que se destine a obras públicas y otro programas, con lo que se podrían alcanzar los $ 550.000 millones hacia fin de año.

Entre las medidas ya vigentes están la suba del salario mínimo a $ 32.000, una mejora que también llega a los beneficiarios de algunos planes sociales, y Potenciar Trabajo, donde un millón de personas pasarán de cobrar $14.500 a percibir $ 16.000 con el sueldo de octubre.

En el caso del impuesto a las Ganancias, el cambio en el piso significa un “costo extra” para el Gobierno de $ 8.000 millones, que se suma a los $ 55.000 millones que resignó el fisco de recaudación con la actualización aprobada en marzo.

Martín Guzman junto Alberto Fernández (Foto: Federico López Claro)

Además continuará el REPRO II, que demanda unos $ 9.000 millones al mes. También el ministerio de Desarrollo Productivo anunció que destinará $ 3.000 millones a financiar a micro y pequeñas empresas con proyectos estratégicos.

También se contempla el proyecto de amnistía fiscal de Sergio Massa para asociaciones sin fines de lucro y pymes con deudas menores a los $100.000.

Además, el ANSES confirmó que se está trabajando en un decreto para activar la jubilación anticipada para las personas que tienen 30 años de aportes pero no alcanzan aún la edad establecida por la ley. Según publicó Clarín, los especialistas calculan que podría abarcar entre 30.000 argentinos.

Otra de las medidas que se suman son bonos para jubilados y para titulares de la AUH. Se estima que el bono rondaría los $ 6.000 y podría llegar a 5 millones de jubilados que cobran como tope el equivalente a dos jubilaciones mínimas, lo que demandaría $ 30.000 millones al Estado.

En el caso de AUH los beneficiarios son 4,3 millones, por lo que el gasto saltaría a $ 24.000 millones.

Además, se evalúa ampliar el programa Ahora 12 a las tarjetas no bancarias y otorgar créditos a tasa cero para más de 1 millón asalariados registrados.