Entre los cordobeses mayores de tres años sólo el 44 por ciento cuenta con una tercera dosis de vacuna contra el Covid-19 y un mínimo 2,5% se colocó la cuarta aplicación. El dato surge de las estadísticas de cobertura de vacunación del Ministerio de Salud de Córdoba y marca el déficit con el que encara la provincia la temporada invernal y el incremento de la circulación del virus Sars-Cov-2, según publicó La Voz.

La etapa de los vacunatorios masivos parece superada, pero la cartera de salud provincial intensificará sus actividades “extramuros” para acelerar la aplicación de los refuerzos. Los sábados habrá operativos en eventos que convoquen a mucha gente y se seguirá con las acciones territoriales en plazas, parques y paseos.

Hay demanda para los testeos y la vacunación, pero la aplicación de la dosis de refuerzo es baja, y la del segundo refuerzo, casi nula. Foto: José Hernández

Para Gabriela Barbás, secretaria de Prevención y Promoción de la Salud provincial, es necesario incrementar la aplicación de refuerzos porque “la inmunidad decae y hay que fortalecerla” y valoró el impacto que tiene una alta cobertura poblacional de vacunación para disminuir la circulación del virus y su llegada a los grupos de riesgo.

Objetivos de vacunación

Para Barbás es un buen registro que el 72,2 por ciento de los mayores de 60 años tengan tres dosis y que las cuartas aplicaciones ya superen el 10 por ciento entre los mayores de 70. Pero marcó como una preocupación la demora en la aplicación de refuerzos en los grupos etarios más jóvenes. En efecto, en el grupo de los adultos jóvenes de 18 a 49 años sólo el 45,2 por ciento tiene dosis de refuerzo y casi no largó la cobertura de cuartas dosis, con sólo 1,2 por ciento inmunizado.

Córdoba aún se encuentra con una tasa de incidencia que la ubica en un riesgo medio, es alta la circulación del virus y el monitoreo que se realiza sobre aguas residuales confirmará que ya es predominante la versión más contagiosa derivada de la variante Ómicron: la BA2.

“Si bien tenemos un bajo impacto en la ocupación de camas, no hay que subestimar estas situaciones. La buena cobertura poblacional de vacunación tiene efecto en la cadena de transmisión y previene que en la replicación se puedan generar nuevas variantes”, remarcó la funcionaria provincial.

Un problema a resolver es el desinterés poblacional. “Tenemos colas en algunos centros de salud unas pocas horas por día, pero la mayor parte del tiempo la estructura permanece ociosa, la red de farmacias está trabajando muy bien, muy lejos de estar saturada, no podemos decir que no sea accesible colocarse una dosis más de vacuna en Córdoba”, completó Barbás.