Debido al intenso movimiento en la frontera entre Bernardo de Irigoyen y Dionisio Cerqueira entre diciembre del año pasado y lo que va de enero de este 2022, las autoridades nacionales decidieron levantar el Centro de Testeo ubicado en el paso fronterizo de la localidad misionera, para agilizar los trámites migratorios y evitar la aglomeración de personas.

Según detalla el comunicado difundido, la medida corresponde a un consenso entre las autoridades nacional. De esta manera, los viajeros deberán contar con el test negativo previo al ingreso a la zona aduanera.

No obstante, el puesto sanitario permanecerá en la cabecera del puente con el fin de seguir el control sanitario para el Tránsito Vecinal Fronterizo.

Según datos proporcionados por la Policía Federal, responsable del control migratorio en el ingreso a Dionisio Cerqueira, entre el 1 y el 17 de enero se registraron unos 17.000 cruces desde Irigoyen hacia el país vecino, con destino final a las playas del sur brasileño.

Fuente: El Territorio