La policía de Ohio mató a un afroamericano desarmado en su vivienda, en otro caso de “gatillo fácil”

La policía de los Estados Unidos mató a un afroamericano desarmado cuando irrumpió en su casa. Foto: Archivo.
La policía de los Estados Unidos mató a un afroamericano desarmado cuando irrumpió en su casa. Foto: Archivo.

Las fuerzas de seguridad estaban realizando un operativo por tenencia ilegal de armas de fuego. Irrumpieron en la vivienda de este joven y lo mataron de un disparo sin mediar palabra, mientras estaba en su cama. ATENCIÓN: Imágenes que pueden herir la sensibilidad del lector.

Nuevamente, la violencia policial se hizo presente en los Estados Unidos, con un reciente caso de “gatillo fácil”, donde un policía mató a un joven de 20 años, afroamericano, que estaba desarmado.

Sucedió en Columbia, en el Estado de Ohio, el martes por la madrugada, y la víctima estaba en la cama de su casa cuando fue asesinado.

Se trata de Donovan Lewis, de 20 años de edad, que murió a causa de un balazo a manos del agente Ricky Anderson, de 30 años, que llevaba a cabo un operativo en la casa del joven afroamericano.

Lo trascendido indica que Lewis recibió el disparo cuando intentaba incorporarse de su cama, mientras resonaban los gritos de la policía y los ladridos de la patrulla canina.

El asesinato del joven afroamericano a manos de la policía

Para las 2:30 horas de la madrugada del martes, se llevó a cabo el operativo en cuestión. La policía irrumpió por sorpresa en la vivienda de Lewis.

Las imágenes reveladas, que fueron captadas por uno de los agentes, muestran cómo las fuerzas de seguridad ingresan al dormitorio y le disparan sin siquiera mediar palabra.

Donovan Lewis, el joven afroamericano de 20 años, asesinado por la policía estadounidense.
Donovan Lewis, el joven afroamericano de 20 años, asesinado por la policía estadounidense. Foto: Npr

El allanamiento a la vivienda, según lo informado por la jefa de la policía, Elaine Bryant, se habría realizado por portación ilegal de armas de fuego, pero no se sabe aun si la causa estaba enfocada en la víctima, Donovan Lewis.

En julio pasado tuvo lugar un hecho similar en el mismo Estado de Ohio. En esa oportunidad, ocho agentes mataron con 60 balazos a un joven afroamericano, también desarmado, que intentaba huir luego de ser detenido por una infracción de tránsito.