Las Tutis es un emprendimiento de dos amigas que buscan embellecer a mujeres que estén con tratamientos oncológicos. La perdida de cabello y la falta de accesorios de moda lindos o confortables fue lo que llevó a Fernanda Regazzoni y Griselda Castellanos crear sombreros y pañuelos especiales para personas con alopecia.

// Mira también: Lanzarán una campaña con descuentos especiales para los vacunados de Mendoza

Su proyecto nació en plena pandemia, fue ideado en mayo del año pasado y en septiembre lanzaron los primeros productos. Sin embargo, no fue la pandemia lo que detonó su idea, sino fueron sus experiencias personales con el cáncer.

Griselda atravesó sus tratamientos oncológicos hace tres años y Fernanda los vivió el año pasado, por cáncer de mama. “Pasamos por todos los tratamientos: cirugía, quimioterapia y radioterapia. Al perder el cabello te encontrás con una gran distorsión de la imagen de uno mismo”, detalló Fernanda a Vía Mendoza.

Sus productos se pueden encontrar en sus redes sociales, lastutis.envos. Las mujeres también buscan que sus redes sean un espacio de encuentro virtual entre las mujeres que estén atravesando por lo mismo.Gentileza.

La idea nació de su propia necesidad

“A las dos nos pasó que no encontramos en el país productos lindos, a la moda que nos hiciera sentir un poco mejor, ante nuestra mirada al espejo”, comentó Fernanda. Y a raíz de su necesidad nació la idea de crear ellas mismas lo que estaban buscando.

No les costó saber que tipo de telas usar o que modelos eran más cómodos, ya que ellas mismas estaban viviendo en carne propia la necesidad de un accesorio que las hiciera sentir bellas. “No solo perdés el cabello, sino también las cejas, las pestañas. A eso sumado a la cara hinchada producto del tratamiento, hace que no te reconozcas en el espejo y obviamente comenzás a buscar accesorios que te ayuden a pasar los meses que dure el tratamiento”, detalló Griselda de su experiencia.

Ya estuvimos ahí, sabemos que accesorio es apto para cada necesidad, que tela usar, que característica debe tener, para que otras personas no pasen por lo mismo que nosotras”, dijo Fernanda.

Sus productos se pueden encontrar en sus redes sociales, lastutis.envos. Las mujeres también buscan que sus redes sean un espacio de encuentro virtual entre las mujeres que estén atravesando por lo mismo.Gentileza.

Las amigas mencionaron que el aislamiento les otorgó el tiempo que necesitaban para crear su proyecto, para capacitarse con lo necesario para llevarlo adelante. Sin embargo al ser pacientes de riesgo en medio de una pandemia, las cosas se les complicaron un poco.

“No podíamos salir ni juntarnos, pero gracias a la tecnología, era como si estuvieramos juntas”, contó Fernanda. Para realizar las compras para confeccionar los productos, las mendocinas recibieron ayuda de sus amigos y de los mismos empleados de las casas de tela.

Comodidad y moda

Los productos de Las Tuti están pensados para personas con alopecia, pero realmente pueden ser utilizados por cualquier persona. Su colección incluye sombreros, gorras, turbantes, pañuelos y vinchas, en diseños elegantes y sport para todos los momentos del día.

Sus productos se pueden encontrar en sus redes sociales, lastutis.envos. Las mujeres también buscan que sus redes sean un espacio de encuentro virtual entre las mujeres que estén atravesando por lo mismo.Gentileza.

Además las mendocinas afirman que buscan que sus productos estén a la moda, con colores y texturas diversos “con el fin de incluir a las personas en tratamiento a la moda actual”.

Sus productos no solamente están abocados a la moda, sino también a la comodidad de quienes lo usen. “Todos los productos tienen terminaciones muy suaves, para que no raspen ni molesten, ya que la alopecia deja la piel muy sensible”, explicó Fernanda.

Con su proyecto, Fernanda y Griselda apuestan a la economía local ya que sus productos son confeccionadas por manos mendocinas.

Su granito de arena

El emprendimiento de Fernanda y Griselda nació de su necesidad por sentirse bellas y se alegran con lograr ese sentimiento de belleza lograda en sus clientas. “Es un emprendimiento que nos llena de amor, de buena energía y la devolución de nuestras clientas nos hacen ver que estamos haciendo bien las cosas”, comentó Griselda.

Las dos amigas cuentan que con ellas han podido hablar de sus experiencias, hasta inclusive intercambiar algunas lagrimas, motivando y transmitiendo que se puede afrontar mejor los tratamientos. Fernanda y Griselda quieren que sus redes sociales puedan ser ese espacio de encuentro virtual.

Fernanda afirma que este emprendimiento “es una forma de agradecer a la vida, esta nueva oportunidad, un pequeño aporte que para muchos pueden ser insignificante y para otros una gran ayuda a verse mejor”.

// Mira también: Juegos Olímpicos: el mendocino Gastón Alto y toda la confianza para el debut en tenis de mesa

Sus productos se pueden encontrar en sus redes sociales, lastutis.envos. Las mujeres también buscan que sus redes sean un espacio de encuentro virtual entre las mujeres que estén atravesando por lo mismo.Gentileza.