Ser madre y soñar con un título universitario: estudiantes de Comunicación Social en la UNCuyo cuentan su experiencia

Mariángeles Maturano, Daniela Azaguate y Paula Pérez.
Mariángeles Maturano, Daniela Azaguate y Paula Pérez. Foto: fcp.uncuyo.edu.ar

Las historias de vida de tres mamás que cursan en un contexto que no siempre es favorable: Mariángeles Maturano, Daniela Azaguate y Paula Pérez.

Superando obstáculos e impulsadas por la empatía y el compromiso, Mariángeles Maturano, Daniela Azaguate y Paula Pérez cuentan en primera persona la realidad de muchas mujeres: conjugar la maternidad y los estudios.

La Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNCuyo entrevistó a tres de sus estudiantes que maternan, lo que las deja con los tiempos ajustados.

Las tres optaron por la carrera de Comunicación Social. Daniela (25) y Paula (26) tienen una historia similar: comenzaron a estudiar hace varios años y tuvieron que dejar el cursado para enfocarse en sus hijos.

Daniela relata: “Tengo dos nenas. Cuando me quedé embarazada de la primera tuve que dejar la carrera, necesitaba trabajar y tener plata”. Paula tiene dos hijos y, después de varios intentos, decidió dejar la carrera porque necesita ingresos para brindarles lo que ellos necesitan.

Mariángeles (28) fue mamá recientemente y se propuso terminar sus estudios: “Al día de hoy me quedan 6 materias para recibirme y me siento muy feliz”, expresa.

La organización es la clave

“Un día normal en mi vida comienza bien temprano con los desayunos, revisando las tareas de mis hijas, preparando la ropa para el colegio y estudiando un poco. Cuando llega el mediodía tengo que tener el almuerzo listo y organizarme para llevar a mis nenas al colegio y además llegar a tiempo a la facultad”, cuenta Daniela.

Paula agregó que “es muy desgastante tratar de coordinar trabajo, estudio y maternidad” porque “a veces te frustras y eso es lo que me llevó a desistir de la licenciatura”, explica. La joven dice que sentía culpa por no poder repartir los tiempos.

Las tres coinciden en que “siempre hay alguien que nos ayuda”: los familiares están dispuestos a ayudar con el cuidado de sus hijos, los compañeros ofrecen sus materiales de clase y tienen “empatía”.

Pandemia y cursado virtual, una oportunidad

La pandemia introdujo una manera diferente de cursar en todos los ámbitos educativos. En el caso de Mariángeles y Daniela, la virtualidad las impulsó a retomar la carrera y poder manejar sus horarios más cómodamente.

En el caso de Paula, la pandemia dificultó sus estudios porque uno de sus hijos ingresó en edad escolar y tuvo que abocarse tiempo completo al acompañamiento de sus tareas. “Tenía dos trabajos: ser mamá tiempo completo y cumplir el rol de maestra desde mi casa”, cuenta.

Qué necesitan las estudiantes que maternan

Las tres resaltan que sería interesante poder tener una opción de cursado bimodal que se adapte al ritmo que tienen en sus vidas y les permita progresar en sus vidas académicas. Además, consideran que es necesario un cupo mayor en la guardería de la Universidad Nacional de Cuyo.

También reconocen que dentro de los planes de estudio se presentan ciertos obstáculos, ya que algunas materias están pensadas para ser vistas en una cantidad de horas que ellas no podrían llegar a abordar. Esto sumado a las correlatividades, que frenan su rendimiento académico generando desmotivación.

Niños/as en el aula, un gran desvío atencional

A veces no queda otra opción y deben llevar a sus hijos a cursar. “A todos les parece tierno y dicen ¡Ay, pudo venir a cursar con su hijo!”, comenta Paula y admite que le era muy difícil.

“Es técnicamente imposible rescatar algún concepto de las clases y casi siempre hay algún compañero que nos salva las papas”, así como también hay profesores que brindan su apoyo, coinciden Daniela y Paula.

Daniela tuvo que rendir una mesa de examen con su bebé, ya que no tenía con quien dejarla y dice que “una de las profesoras la tuvo en brazos, ese acto no me lo olvido nunca”, y agrega que por esas razones le dan ganas de seguir la carrera porque “te sentís contenida”.

De cara al futuro

Daniela se ve al futuro y se felicita por no rendirse. “Le diría a mi yo del futuro que estoy muy orgullosa, que nunca se olvide de las personas que la ayudaron. Esta es una muestra de que todo lo que me proponga lo puedo lograr”, expresa al borde de las lágrimas. Actualmente está encaminada a los medios gráficos, es productora y trabaja en Radio Abierta.

Paula prioriza sus tareas como mamá por el momento, pero no descarta que cuando sus niños sean más grandes retome alguna carrera que se adapte a su ritmo, relacionada con los medios.

Mariángeles está ilusionada con terminar pronto la licenciatura y agradece constantemente el apoyo de su familia y la ayuda que le dan con su bebé.

Hay un sinfín de aristas por comprender y analizar la maternidad dentro del ámbito académico para lograr que las estudiantes sientan que pueden desarrollarse en sus vidas personales y profesionales de igual manera.

Fuente: Área de Comunicación y Transmedia FCPyS