Afectado por una seguidilla de lesiones, la última ocurrió en octubre cuando a los pocos minutos de ingresado al campo de juego en el partido entre Argentina y Perú, se rompió los ligamentos de su rodilla derecha.

Fernando Gago, mediocampista de Boca, decidió entonces visitar Rosario y este fin de semana, justo antes de regresar a los entrenamientos xeneixes, pasó por la Parroquia Natividad del Señor en barrio Rucci y dejó una ofrenda al Padre Ignacio.

Popular en todo el país por su impronta sanadora, Ignacio saludó al futbolista y lo escuchó pedir por su salud. Gago compartió su deseo más importante en la actualidad: dejar de sufrir lesiones.

Su presencia en la iglesia fue seguida por algunos curiosos que incluso filmaron su paso por la zona noroeste de Rosario y lo compartieron en las redes sociales.

Gago tiene 32 años. Precisamente los cumplió este martes a las pocas horas de volver a trabajar con el plantel de Boca tras una larga y penosa recuperación.