A pocos días de cumplirse la segunda semana de restricciones por la pandemia, el intendente Pablo Javkin anticipó que tomarán nuevas medidas en Rosario por la segunda ola de coronavirus. Mientras el sistema de salud registra una ocupación de camas críticas del 90%, la Municipalidad puso en marcha en un plan de contingencia con la provincia para evitar la saturación.

//Mirá también: Santa Fe vacunó contra coronavirus a más de 16.000 personas con discapacidad

El ex diputado nacional planteó que el 70% de los casos se vinculan a reuniones familiares. La cifra surge de la entrevista a pacientes para consultar sobre el lugar en el que creen que pueden haberse contagiado. Al margen de esta situación, el funcionario consideró que es necesario “regular niveles de circulación” en la ciudad.

En vísperas de analizar la situación junto al gobernador Omar Perotti y sus pares de otras localidades, Javkin admitió que están preocupados por los aglomeraciones en el transporte público a la mañana y al mediodía. Planteó que este último horario es “más difícil de resolver” y que necesitan “recuperar choferes” a medida que avance la campaña de vacunación.

//Mirá también: El 93% de las camas de terapia intensivas de Santa Fe están ocupadas

Entre las opciones que se barajan para afrontar la emergencia sanitaria actual, el intendente consideró que es posible revisar el funcionamiento del sector comercial para tratar de evitar la superposición con el movimiento vinculado a las escuelas. “Estamos contando camas”, subrayó al recordar la prioridad de resguardo del sistema de salud.

El dirigente del Frente Progresista también se refirió a la discusión a nivel nacional sobre las clases presenciales por el conflicto en la ciudad de Buenos Aires. “Tenemos que dejar de discutir esto en la guerra política que se da en el país”, manifestó. En este sentido, consideró que mientras más conflictividad y menos nivel de acatamiento tienen las medidas, menos impacto tienen para prevenir el COVID-19.