Un barrabrava de San Martín, club sanjuanino que milita en la Primera Nacional, será juzgado desde este miércoles por el abuso sexual de su media hermana. La víctima tiene 32 años (no se revela la identidad para preservarla) y denunció haber sido violada por el sujeto en su casa, por todas las vías y por el lapso de dos horas, según detalló Diario de Cuyo.

El acusado tiene 34 años y, además de pertenecer a la hinchada del club Verdinegro, es empleado municipal contratado en Chimbas y cuidacoches en el Parque de Mayo. Desde hace un par de meses se encuentra detenido en una comisaría, a la espera del juicio que determinará su condena.

//Mirá también: El aberrante caso de una nena sanjuanina que fue abusada por su propio padre y su tío

Si bien el sujeto fue denunciado y apresado en marzo pasado, el episodio ocurrió en febrero. Según el relato de la víctima en la UFI Cavig, el 28 de ese mes se juntó con su medio hermano y un grupo de amigos a comer un asado en el barrio Santo Domingo. De allí fueron a parar a otra casa del barrio Parque Industrial y al otro día, terminaron en el domicilio del sospechoso.

Según la joven, el agresor le pidió que lo llevara en moto a su vivienda. Nunca imaginó lo que vendría después, cuando el sujeto la encerró y le anticipó: “Quiero que te quedés conmigo todo el día”. La chica confesó que su hermano la tomó del brazo y la amenazó: “Nadie se va a enterar de esto, no le digás a nadie porque vos sos culpable, decís algo y te voy a hacer c...”.

Lo que siguió a esa amenaza fue un calvario para la víctima. A pesar de sus súplicas fue sometida por distintas vías y por el lapso de dos horas. Cuando todo terminó, tuvo intenciones de quitarse la vida.

//Mirá también: Fuerte testimonio de una de las hijas del “pastor” abusador: “Es una marca de por vida”

Ahora el sujeto será juzgado y condenado, pues la investigación que encaró el fiscal Eduardo Martínez corroboró los dichos de la víctima. Además, un médico constató las lesiones en el cuerpo de la chica y los psicólogos dieron cuenta del cuadro de vulnerabilidad en el que se encontraba la mujer.

El barrabrava insistirá en su inocencia a través de su abogado Claudio Vera. Sin embargo, será el juez Diego Sánz el que decidirá cuál será su futuro.