Menos de tres semanas después del último juicio a miembros de “Los Monos” por balaceras, este lunes condenaron a Luis Paz, que acusó a cabecillas de la banda por el asesinato de su hijo en Rosario. El empresario fue declarado culpable de lavado de activos y narcotráfico en el marco de una causa federal en Santa Fe.

//Mirá también: Indagaron a Luis Paz en Santa Fe por tráfico de drogas y lavado

El exsuegro de Claudio Ariel “Pájaro” Cantero recibió una pena de 13 años y 9 meses de prisión como líder de una organización delictiva que operaba en ambas ciudades y en Villa Constitución. Se encuentra en la cárcel desde fines de 2018, cuando ya se había mudado al country Los Molinos en las afueras de la capital provincial.

El tribunal oral federal integrado por Germán Sutter Schneider, Mario Gambacorta y Eugenio Martínez Ferrero le impuso una multa de 2.450.000 pesos y una suma equivalente al triple de los bienes que le decomisaron durante el proceso judicial. El cálculo se refiere a cinco propiedades y una flota de 13 vehículos: seis autos de alta gama, otros tantos camiones semirremolques y dos camionetas 4x4.

//Mirá también: Rechazaron el pedido de excarcelación de Luis Paz

Un año antes de ser detenido en Santa Fe, el padre de Martín Paz brindó uno de los testimonios más resonantes del primer juicio a “Los Monos” en Rosario. Allí atribuyó a a la banda el asesinato del “Fantasma”, cuya muerte en septiembre de 2012 dio inicio a la megacausa por la que quedaron presos varios de sus líderes.

Por entonces, el exmánager de boxeo de 66 años ya no vivía en la ciudad. Su casa en el country de Recreo es uno de los inmuebles que ordenó decomisar la Justicia federal junto con otra vivienda de la capital provincial. A éstas se suman dos departamentos y una tercera propiedad en la Cuna de la Bandera.

Indagaron a Luis Paz, acusado por narcotráfico (Héctor Ríos)

En el inicio del debate oral, el fiscal Martín Suárez Faisal había pedido una condena a 18 años de prisión para Paz. En la solicitud se incluyó además una sanción económica mucho más dura que la que se dictó: $3.500.000 en efectivo y otra suma igual a cinco veces el patrimonio que pasa a manos del Estado.

Además de la pena, los jueces a cargo del veredicto autorizaron un pedido de la defensa para el traslado del empresario a la cárcel de Pinto, en Santiago del Estero. Hasta el momento se encontraba alojado en el penal federal de Rawson.