Luego de la repudiable frase que dijo Marcos Camino, líder de Los Palmeras, en medio de un show en Paraná; el acordeonista rompió el silencio y lejos de retractarse, siguió sumando polémicas declaraciones.

“Colón es como los violadores, nos rompen el tujes en los penales”, esa fue la frase que dijo el músico en el festejo de un nuevo aniversario de la ciudad de Paraná al intentar explicar por qué les “da vergüenza” seguir cantando “Soy Sabalero”. Las redes sociales se hicieron eco de esa frase y exigieron que Camino se retracte.

Él reconoce que fueron muchos los medios que lo buscaron para que hable, pero eligió hacerlo en el programa REC Santa Fe. Seguramente porque es un espacio en el que se sentía cómodo, ya que el conductor mostraba la misma postura que él sobre la repercusión de sus dichos.

El acordeonista sostuvo que lo que ocurrió es una “estupidez” y aseguró que “no tenía intenciones de joder a nadie, de molestar”. Pero lejos de hacer mea culpa e intentar entender que fue lo que desencadenó la ola de críticas, el líder de la banda de cumbia santafesina sostuvo: “La gente está irascible y se toma las cosas a la tremenda. No se puede hacer una broma. Está todo mal”.

Si bien, se entendió y, nuevamente en la entrevista, volvió a repetir cuál fue el sentido de sus dichos; ya que el músico y fanático de Colón quería dejar en claro que su equipo estaba jugando horrible y lo mal que le iba a la hora de los penales; la expresión no fue la correcta y eso fue lo que generó el malestar.

Camino sostuvo que sus dichos estaban avalados por “el folclore de Santa Fe”, el folclore del fútbol que engloba chistes, memes y cargadas, y que son “algo natural”; pero lo que el músico no ve, es que la violencia y/o prácticas violentas ahora no se normalizan más, porque si bien fue “una frase”, la dijo en medio de una fiesta popular y aceptarlas como chiste, es avalar esas agresiones. El folclore no se pierde, lo mantenemos, pero analizando lo que se dice.

En la misma charla admitió que se equivocó: “A veces por querer hacerme el chistoso, soy como un jugador que hace una jugada de más y se pierde el gol: yo hice una jugada de más pero sin mala intención”. Pero lejos de cerrar ahí el tema, arremetió señalando: “No sé que palabra es la que tanto molestó” y contó una situación que vivió con una mujer al abrirle la puerta para que ingrese a un local.

Los Palmeras en medio de una polémica por los dichos de su líder (La Voz) Foto: LVI

“Me dijo ‘no pase usted, somos iguales ahora’”, comentó y agregó: “Cuando uno tiene una edad como la mía... Se han perdido un montón de cosas, ni siquiera podés ser caballero”. A lo que el conductor se sumó acotando que “hay que estar cuidándonos de no decir una palabra de más”, y el músico coincidió con esto, pero de lo que no hablaron es cuales son esas palabras que ofenden o son repudiadas: son palabras que atentan contra la integridad de una persona, la lastiman o incomodan.

En una parte de sus dichos, Caminos menciona el caso de Sebastián Villa, de los curas pedófilos, que no tienen la trascendencia que esto tuvo, como una manera de excusarse. Pero no, no hay excusas, todas las cosas mencionadas son repudiadas, no hay un “menos malo” cuando hay un aval de violencia de por medio, solo hay que aceptar cuando uno se equivoca y aprender de ese error para seguir creciendo como sociedad.

“Si cometí un error, le pido perdón a quién yo pude haber ofendido”, esa fue la última frase que se le escucha al referente de Los Palmeras en la entrevista; capaz si arrancaba con esta frase y terminaba allí la conversación, el tema se habría terminado sin generar nuevas polémicas. Avalar dichos y/o actos violentos, está mal sin importar si se dan en medio del “folclore” del fútbol, en el supermercado o donde sea. Una vez que esto se entienda, se podrá comprender mejor lo repudiable que fue la frase de Camino y por qué esta “disculpa” no fue suficiente.