La Escuela Técnica Nº 11 Independencia, del barrio Virgen de Guadalupe, en Santiago del Estero, una vez más estuvo envuelta en un escándalo por nuevas denuncias hacia docentes. Además del profesor detenido tras la acusación de seis alumnas, ahora dos más también recibieron denuncias formales por acoso.

Fuentes judiciales informaron a Diario Panorama que, después de que estallara la causa anterior y que la Justicia actuara con rapidez, deteniendo al sospechoso, otras adolescentes cobraron valor y denunciaron situaciones similares con otros educadores de la misma institución.

Las acusaciones contra estos dos profesores también serían por acoso sexual. Asimismo, no se descartó la posibilidad de que en las próximas horas se presenten nuevas denuncias contra ambos.

La fiscal Pilar Palavecino tomará medidas para comprobar la existencia del delito y, de ser así, imputar a los acusados, teniendo en cuenta la gravedad de los hechos.

Un profesor de la Escuela Técnica N°11 fue detenido la semana pasada tras ser denunciado por acoso sexual

La funcionaria, en paralelo, también se encarga de investigar la causa anterior por acoso. Si bien un profesor fue denunciado por seis estudiantes, aunque serían 27 las alumnas que sufrieron alguna situación de este estilo con el implicado.

El pasado viernes 29 las autoridades procedieron a detener al imputado. De esta forma, fue acusado de abuso sexual simple, agravado por la condición de educador.

Ya son tres los profesiones de la Escuela Técnica Nº 11 denunciados por acoso sexual.

El detenido será indagado el lunes 2 de mayo. Se presume que sería trasladado al edificio del Ministerio Público Fiscal para que escuche los cargos en su contra, las evidencias que recaudó la fiscal Palavecino y pueda defenderse dando su versión de los hechos, o bien manteniéndose en silencio.

A lo largo de la semana podrían comenzar a desarrollarse la Cámara Gesell, donde las denunciantes, alumnas de entre 14 y 16 años, relatarán los hechos ante los psicólogos de Fiscalía y el Poder Judicial.

En total debe estar detrás de las rejas durante 15 días. Una vez superado ese plazo, la funcionaria deberá pedir una prórroga si amerita continuar con la producción de pruebas y pericias.