En el medio de la desesperación, angustia e incertidumbre que genera el virus que azota cada vez más al mundo, los dueños de una biblioteca de Bariloche decidieron aportar su gramo de arena con la sociedad afectada por el coronavirus y ayudarlos desde donde pueden. Organizaron una juntada de libros para poder donarlos a quienes estén aislados.

Gonzalo De Estrada, de la Biblioteca Sarmiento, manifestó en diálogo con Bariloche2000 que “este es un relanzamiento de la campaña que empezamos en noviembre. En ese momento, la gente acompañó y nos trajo un montón de libros. Teníamos todo preparado para entregarlos. Por una cuestión de contacto estrecho nos tuvimos que retirar. Pasaron los 14 días correspondientes y después vinieron las vacaciones de la Biblioteca. Luego nos volvimos a encontrar y pensamos que era el momento de concretar”.

De Estrada agregó que en aquel momento ya habían juntado muchos libros para entregar pero dadas las condiciones no pudieron. “Son libros que están destinados a los hoteles en donde hay gente con alojamiento preventivo, al Hospital y a las clínicas. La idea es que toda persona que está internada y que pasa 10 días en una habitación, cuente con un material de compañía”.

Además, agregó que intentan “dar una mano desde los nuestro. Nuestro escenario está conformado por los libros. Por eso salimos a buscar el apoyo de la ciudad. Los vecinos nos fueron trayendo libros. Realmente nos trajeron libros de muy buena calidad. Este fue un gesto de la comunidad y nosotros simplemente fuimos el canal”.

En la oportunidad, el hombre también sostuvo que hasta el día de hoy se encuentran recibiendo los aportes de la sociedad “seguimos recibiendo los libros con la alternativa de que la gente lo pueda llevar a distintas sucursales de La Anónima. Hicimos un convenio con la gente de La Anónima pensando en aquellos que no pueden venir hasta la biblioteca. Podrán dejarlos en los supermercados de Albarracín, Gallardo y kilómetro 13”.

Finalmente, otra de las personas que colaboran con la iniciativa, Mary Dartiguelongue detalló que al momento de recibir los libros, los ubican en un aislamiento preventivo que dura entre 14 y 20 días. Les ponemos fecha para saber cuando pueden ser entregados sin que haya ningún tipo de riesgo”.