El 8 de diciembre de 1999, Talleres obtuvo la Copa Conmebol en la final con Alagoano de Brasil en el en ese entonces estadio Córdoba. Primer título internacional para un club cordobés, y una de las estrellas que brilla en el pecho de la camiseta y el escudo Albiazul. Esos destellos de la copa le alumbraron las largas noches oscuras en los años por venir, con el equipo de barrio Jardín postergado por los descensos y la peregrinación por el torneo Federal.

El 8 de diciembre de 2021, Talleres volverá a disputar una final. Derrotó a Godoy Cruz y enfrentará a Boca por el encuentro definitorio de la Copa Argentina y de ganarla será la primera vez. La conclusión de tantos desvelos y ruegos. De tantas plegarías. Ser campeón en el Día de la Virgen, como aquella vez en el ‘99, como puede darse nuevamente el próximo miércoles en Santiago del Estero, ya con el premio extra de haber clasificado a la Libertadores.

Con la relevancia que le dará la jerarquía del rival. Este Boca que aún muy terrenal, sigue siendo un voraz ganador de títulos. Y para Talleres el sueño dorado de levantar un trofeo a nivel nacional, una obsesión desde la noche de gloria que terminó en pesadilla en la final con Independiente.

Contra los grandes

Talleres otra vez en una final. Lo venía insinuando con un par de temporadas como protagonista con la conducción de Alexander Medina, quien llegó en silencio y ahora es ovacionado. Y la sagacidad de Andrés Fassi, el director de orquesta. Por eso lideró la Liga Profesional hasta sucumbir ante el paso arrollador del River campeón. Porque así de grande son los desafíos de este Talleres 2021: la pelea con River y un mano a mano con Boca.

De Cuenca a Guido. De un Maidana que se iba con la lanza a este Talleres del Cacique. Del Tigre Gareca a los rugidos de gol de Diego Valoyes, de Michael Santos y el Perro Auzqui. Finalista Talleres y habrá una peregrinación de hinchas a Santiago. Los creyentes, lo que nunca dejaron de creer y lo de una fe renovada.

Talleres va por otra final un 8 de diciembre y está de más decir que ese día es feriado, porque para media Córdoba. Y le rezarán a la Virgen por verlo una vez más campeón. Porque ganarle una final a Boca será como verle la cara a Dios. Amén.