En el marco de las restricciones que impuso el gobierno provincial a la ciudad de Rosario al igual que a la de San Lorenzo de reducir el horario de circulación nocturna y que afectó directamente a los restaurantes, las limitaciones acabarían esta la medianoche del jueves, por lo que esta misma noche se estima que los comercios puedan abrir hasta las 23 hs.

//Mirá también: Vuelven clases presenciales de secundaria a 12 pueblos de Rosario y San Lorenzo

En un principio los restaurantes podrían abrir sus puertas hasta las 23 horas, aunque si bien no hay documento que contradiga lo que el Gobierno había impuesto, puede llegar a aparecer un anuncio del gobierno que limite nuevamente las medidas.

Según las medidas previas, los locales dejarían ingresar a los comensales hasta las 22 y a las 23 cerrarán por completo las puertas del local. Los horarios fueron pensados, en aquel momento, para que los clientes puedan ir en transporte público, caminando o en bicicleta, ya que la restricción de circulación vehicular que prohíbe moverse en autos y motos particulares sigue en pie.

Bares y restaurantes podrán usar toldo móvil y calefacción externa en Rosario. (Municipalidad de Rosario)

Sobre esto, el secretario de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica de Rosario (Aehgar), Alejandro Pastore, en diálogo con La Capital, sostuvo: “Tampoco es la revolución, son tres horas más y sin circulación vehicular. No consideramos que sea un cambio que ponga en riesgo a la población. De hecho somos críticos de pensar que nuestra actividad establezca algún nivel de peligrosidad de contagio. Pero a la hora de analizar qué volumen de circulación puede haber respecto de este tema, no es un cambio muy significativo”.

Este no fue el único testimonio que pide que no se implementen nuevas medidas, sino también lo hizo el titular de Mercado Pichincha quien aseguró que la apertura noctura la “necesitamos mucho”. Además, también dijo: “Todavía en mayo no hubo un fin de semana para trabajar a la noche y poder pagar sueldos, están todos atrasados. Y ya no hay más margen para negociar alquileres, los propietarios están cobrando precio completo porque nos hicieron el aguante mucho tiempo el año pasado”.