La pelea Talleres-Liga Cordobesa, capítulo número... Van muchos y se siguen agregando. Ahora por el partido de Reválida que debería jugar la T para mantener la categoría en Primera División, y que se niega a disputar.

La Liga lo programó para este sábado a las 17 ante en cancha de Las Flores ante el CIBI; que perdió la final por el ascenso frente a Los Andes. Justo ante el Cibi, club con el que Talleres mantuvo una disputa por el pase de Emanuel Reynoso.

Del lado a Albiazul ratificaron que no disputarán tal encuentro, al entender que se ganaron el derecho en la cancha de seguir en la categoría. Vale recordar que por el conflicto con la Liga el club está desafiliado temporalmente y no suma puntos.

“Presión y extorsión”

“Autoridades de la Liga Cordobesa de Fútbol continúan promoviendo situaciones de presión y extorsión que atentan contra la convivencia institucional y el fair play deportivo”, comienza el comunicado emitido por Talleres.

“En este marco de extraordinarias irregularidades y de decisiones ilegítimas, autoridades de la Liga han dispuesto en los escritorios un partido que tiene como objetivo provocar el descenso de nuestros equipos amateur, los cuales jugando en la cancha, han finalizado campeones en cinco categorías y segundos en la tabla general”, remarcan.

“Una situación que atenta contra el mejor espíritu de la actividad amateur y que vuelve a violentar libertades básicas que se suman a la discriminación contra nuestras jugadoras del equipo femenino eliminado de la competencia”, agrega el escrito.

“Además, la LCF intenta evitar la participación de nuestros juveniles en el máximo nivel de competencia de AFA (torneos en los cuales hemos obtenido 5 títulos en los ultimos 7 años); intenta cobrar por recaudaciones inexistentes (cuando nuestros socios ingresan al Estadio sin necesidad de ningún pago adicional) y procura impedir la realización de partidos dentro de la jurisdicción de la ciudad (en una evidente decisión expulsiva), añade el comunicado.

Y completan el documento subrayando que se trata de “una provocación bochornosa que es expresión de una decadencia que ya supera todos los límites”.