El papa Francisco empezó el 2021 con fuertes declaraciones, arremetiendo contra la “mentalidad hedonista” que prioriza “los intereses propios” y pidiendo poner en el centro a los más débiles y a los menos aventajados.

También agregó que si bien no se sabe lo que deparará a la humanidad este 2021, lo que se puede hacer como sociedad es comprometerse y cuidarse “los unos a los otros”, así como cuidar “la creación”.

Este domingo tras rezar el tradicional Ángelus en el Vaticano criticó a quienes usaron aviones privados para irse de vacaciones y no pensaron “en los que se quedaron en sus casas” o “en los problemas económicos” de los golpeados por la pandemia de coronavirus.

“Leí en los diarios algo que me entristeció mucho. En un país, no recuerdo cuál, para huir de la cuarentena y disfrutar de las vacaciones, salieron más de 40 aéreos”, lamentó el pontífice.

Las declaraciones del Papa se dieron luego que, por ejemplo, más de 60 aviones privados provenientes de los países del Mercosur llegaron al aeropuerto internacional de Punta del Este antes de que Uruguay cerrara las fronteras previo a la Navidad, según informó la prensa uruguaya. Para el Papa, quien no precisó a qué país se refería, quienes tomaron sus aéreos pensaron “solo en irse de vacaciones, en el propio placer”.

“Gente que es buena, pero no pensó en los que se quedaban en sus casas, en los problemas económicos de tanta gente a la que la golpeó la cuarentena, en los enfermos”, criticó Jorge Bergoglio.

“Me dolió tanto”, agregó Francisco, quien rezó el Ángelus desde la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano, y no desde la habitual ventana que da a la Plaza San Pedro, como parte del plan de la Santa Sede para evitar la presencia de fieles en las calles por las restricciones impuestas por el Gobierno italiano que busca evitar una tercera ola de coronavirus y solo permite a sus ciudadanos salir de casa por razones justificadas como la salud y el trabajo.

El papa Francisco en la plaza de San Pedro en el Vaticano\u002E EFE/ Ettore Ferrari

También en su catequesis el Papa instó a los fieles a mostrar “las fragilidades” a Dios “sin miedo” tras manifestar que “se hizo carne” precisamente en los lugares que “más avergüenzan” al hombre: “Se hizo carne y no se volvió atrás. No asumió nuestra humanidad como un vestido, que se pone y se quita”.

De este modo, pidió a los fieles que compartan con Él su intimidad, es decir, “alegrías y penas, deseos y temores, esperanzas y tristezas, personas y situaciones”. Y agregó: “Detengámonos en silencio ante el Belén para saborear la ternura de Dios que se hizo cercano, que se hizo carne”.

Con información de Télam y DPA.