La causa sobre el crimen en City Center llegó a una instancia decisiva antes de Navidad. Este lunes se confirmó que la Fiscalía pedirá 22 años de prisión para el jefe de “Los Monos” como instigador del homicidio en el casino de Rosario. De esta manera, Ariel Máximo Cantero hijo puede recibir su octava condena en la cárcel.

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) ratificó que “Guille” es considerado instigador de la balacera que terminó con la vida de Enrique Ensino (64) el 12 de enero de 2020, el día después del ataque. Según la investigación, ordenó el golpe desde el penal de Marcos Paz. Tres personas más van camino al juicio oral y público por este hecho.

Los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery responsabilizan a Cantero por homicidio agravado por uso de arma de fuego y también por el intento de extorsión a directivos de City Center. Según la hipótesis oficial, Maximiliano Díaz fue su nexo fuera de prisión para planificar el atentado. En la causa figuran comunicaciones entre ambos durante los días previos al crimen.

“Cachete” es considerado coautor del asesinato de Ensino. La misma calificación eligió el MPA para Otniel De León Almonte, imputado como una de las personas que pasó en moto por Moreno al 6400 y disparó contra la parte posterior del casino de Rosario. El organismo pedirá para ambos condenas a 16 y 18 años de prisión respectivamente.

El cuarto acusado es Carlos Damián Escobar. En este caso, los fiscales anticiparon la solicitud de una pena de 20 años de prisión. Al “Toro” se lo considera partícipe primario del homicidio de Ensino.

¿Cuántas veces condenaron a “Guille” Cantero?

El jefe de “Los Monos” recibió siete condenas entre abril de 2018 y septiembre pasado. La primera vez que lo declararon culpable fue durante el juicio a policías y otros integrantes de la banda. La sumatoria de las penas impuestas desde entonces equivale a 82 años y ocho meses de prisión.

La última vez que dictaron un veredicto contra Cantero fue hace unos meses, cuando concluyó el debate oral y público sobre balaceras y atentados contra integrantes del Poder Judicial. En esa ocasión, el cómputo de 28 años y 8 meses para la sentencia incluyó la sanción por amenazas al juez Edgardo Fertitta.