El papa Francisco comienza este viernes su viaje por Irak, lugar que visitará “como peregrino de paz”. El el primer pontífice de la historia que visita ese país, donde recorrerá la capital, Bagdad, y zonas del sur y el norte hasta el lunes.

En pocos días finalmente estaré entre ustedes. Deseo tanto encontrarlos, ver sus rostros, visitar su tierra, antigua, extraordinaria cuna de civilización”, dijo Francisco en un mensaje en video enviado al pueblo iraquí.

Bagdad espera recibir al papa FranciscoEFE/EPA/AHMED JALIL

Francisco partirá el viernes a las 7.30 de Roma (3.30 de Argentina) en un vuelo de Alitalia, acompañado de periodistas. Entre los destinos del viaje están Bagdad, Najaf, las ruinas de la ciudad de Ur, Erbil, Mosul y Qaraqosh.

“Voy como peregrino, peregrino penitente, para implorar al Señor perdón, reconciliación, después de años de guerra y de terrorismo, para pedir a Dios el consuelo en el corazón y la curación de la heridas”, agregó el Papa en el mensaje.

Voy entre ustedes como peregrino de paz, a repetir que son todos hermanos”, aseveró el pontífice, de 84 años, en referencia al lema elegido para la visita, tras saludar con la voz árabe “Assalamu Alaykum”.

“Sí, voy como peregrino de paz a buscar fraternidad, animado por el deseo de rezar juntos, de caminar juntos, también con los hermanos y hermanas de otras tradiciones religiosas, en el signo del padre Abraham, que reúne en una única familia musulmanes, judíos y cristianos”, sostuvo, en relación a la visita que hará el sábado a las ruinas de Ur, donde según la interpretación más amplia de la Biblia nació el patriarca símbolo de las tres religiones.

“Queridos hermanos y hermanas cristianos, que han testimoniado la fe de Jesús en medio de pruebas durísimas. Espero verlos. Estoy honrado de encontrar una Iglesia mártir”, agregó el Papa, que encontrará durante el viaje a fieles de distintas confesiones cristianas, minoría religiosa en el país que fue expulsada y sufrió incluso asesinatos a manos del grupo islamista Estado Islámico entre 2014 y 2017.

“Gracias por su testimonio. Que los muchos, demasiados mártires que han conocido nos ayuden a perseverar en la humilde fuerza del amor. Todavía tienen en sus ojos imágenes de casas destruidas e iglesias profanadas, y en el corazón las heridas de los afectos dejados atrás y de las casas abandonadas”, dijo el Papa a los cerca de 300.00 cristianos que quedan en Irak, frente a los 1,5 millones que según el Vaticano había a inicios del sigo XXI.

“A ustedes, cristianos, musulmanes; para ustedes, pueblos, como el pueblo (cristiano) yazidí, los yazidíes, que han sufrido tanto, tanto; todos hermanos, todos”, los convocó a la unidad.

En ese marco, y frente a la suba de casos de coronavirus en el país, el Papa planteó que “en estos tiempos difíciles de pandemia, ayudemos a fortalecer fraternidad, para construir juntos un futuro de paz”.

Con información de Télam.