El casco o “helmet” (en inglés) especial que le colocaron al periodista Sergio Lapegüe, que se encuentra internado en la terapia intensiva del sanatorio Juncal de Temperley por coronavirus, es un emprendimiento creado por desarrolladores argentinos para que los pacientes no fuercen los pulmones y tengan una mejor recuperación de la enfermedad.

Con forma de escafandra, es un artefacto que se emplea en la lucha contra el Covid-19, ya desde mediados de 2020.

El conductor de TN fue alojado en una sala de terapia intensiva por recomendación de su neumonólogo, tras complicarse su cuadro de salud, por el cual fue hospitalizado hace más de 10 días, luego de confirmarse que había contraido coronavirus.

Con forma de escafandra, el artefacto se emplea en la lucha contra el Covid-19, ya desde mediados de 2020.

El dispositivo, creado por la firma nacional Ecleris, especializada en equipamiento médico, con sede en Miami, los Estados Unidos, consiste en un método de ventilación no invasiva, que disminuye la necesidad de intubación o el uso del respirador, por lo que protege tanto al paciente como al personal médico.

En un posteo que él mismo realizó en las historias de Instagram, se ve al conductor con el casco colocado, en una foto con la leyenda: “Pido a los santos del cielo ayuda? último paso para no caer al vacío. Gracias”.

Los ‘Covid helmets’ permiten inyectar el oxígeno con una presión superior, lo que genera un efecto benéfico en los alvéolos pulmonares que, en muchos casos, colapsan por el efecto del virus.

“Además, evitan la dispersión del patógeno a través del aire expirado por el paciente, ya que cuentan con un filtro viral y bacteriológico”, indicó Marcos Ledesma, otorrinolaringólogo y uno de los fundadores de Ecleris.