El médico auditor Rubén López y los dueños de los geriátricos Renacer, Hugo Oscar Ochoa Silva y Teresa Chaine Salinas fueron excarcelados luego de que el fiscal de la causa Javier Giaroli le otorgara ese beneficio tras el pago de una fianza por $300.000.

//Mirá también: Vacunatorio clandestino: Informan a Diputados sobre la denuncia contra un médico y un dueño de geriátricos en San Rafael

Por su parte, el enfermero Silvio Reynals se le impuso un caución juratoria, ya que no cuenta con patrimonio para responde a la caución.

El fiscal Giaroli les impuso además, a todos, la prohibición de contacto y comunicación entre ellos, bajo apercibimiento de ordenarse su inmediata detención.

Todos seguirán imputados en la causa en la que se investiga la vacunación ilegal con vacunas contra el Covid-19 en un vacunatorio ilegal montado en una vivienda particular, según publicó Diario de San Rafael.

Cabe destacar que en horas de esta mañana, en declaraciones a la radio FM Vos (94.5), el fiscal Javier Giaroli dio detalles de la causa y destacó que “La investigación es muy incipiente, y comenzó el sábado por la tarde cuando a través de una denuncia del doctor Abel Freidemberg, director Regional Zona Sur del Ministerio de Salud, me informa que en un grupo de WhatsApp, de vecinos del callejón San Isidro, estaba un médico organizando un listado de personas para ir a vacunarse contra el coronavirus a un domicilio particular. El doctor Freidemberg explicó que era imposible que pudiese haber vacunas en poder de privados”, manifestó Giaroli.

“El juez ordenó inmediatamente un allanamiento y personal policial inmediatamente se apostó en inmediaciones de calle Coronel Campos, en donde supuestamente se iba a vacunar, a la espera de la llegada de personas para ser inoculadas. De esta manera se aprehendió a nueve personas y a tres se les resolvió la situación, ya que sobre ellos pesaban acusaciones menos graves. También y por cuestiones de humanidad, había dos personas de mucha edad, una de ellas con una prótesis en la cadera, se las acusó de ‘tentativa de infracción al artículo 205 del Código Penal’”, contó el funcionario judicial.

No se menciona que cobraran

El fiscal aclaró que “en los audios que posee no se menciona en ningún momento que se cobrara por esta vacunación, pero llama la atención de la contratación de un enfermero que tenía la matrícula vencida en 2014, por lo que está im potado por ejercicio ilegal de la medicina”. También detalló que cuentan con la trazabilidad de las vacunas, pero de que se están investigando más de 20 celulares que fueron secuestrados para saber si se estaba pagando algún canon. “El sentido común indica que sí, pero aún no hay ninguna prueba de ello” dijo.

Giaroli destacó que “en el caso de que se compruebe que cobraban, se les agravará más la situación. También estamos investigando la cantidad de dosis que tenían para vacunar a los ancianos de los geriátricos y que cantidad de remanente les podría haber quedado. Una de las hipótesis que se manejan es que se haya fingido la inoculación para poder luego colocar estas dosis a otras personas. Vamos a pedir el testeo de anticuerpos de los internados para saber si tenían puesta la vacuna o no.”

“De los audios y del grupo de Whatsapp sacamos la conclusón que irían unas 40 personas a vacunarse en la mañana del domingo, pero quizás alguien les advirtió y solo fueron tres. Lo que más preocupa en la investigación es que una persona con tres geriátricos haya tenido el remanente de 40 vacunas. Por eso estaría involucrado el duelo de los geriátricos, el médico auditor de los mismos y el enfermero que está encargado de la atención de los ancianos internados”, manifestó Giaroli.

Dosis de AstraZeneca

Respecto a las vacunas dijo que “se sabe que en el lugar existieron dosis de vacunas AstraZeneza, por lo que se está investigando su trazabilidad. Otra cosa también importante es que se comprobó que el doctor López tiene vencida la matrícula por lo que también sería acusado por ejercicio ilegal de la medicina”.

//Mirá también: Vacunatorio clandestino en San Rafael: procesaron a tres de las personas que fueron a vacunarse

Finalmente el fiscal Giaroli detalló que por los hechos las denuncias fueron calificadas a los propietarios de los geriátricos Hugo Ochoa y teresa Mabel Chaine se los acusa de autor material y participación necesaria en los delitos de “Peculado e infracción a las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una pandemia en concurso real”, previsto y penado por los artículos 261, 205 y 55 del Código Penal”; a Rubén Ángel López Reinoso y María de los Ángeles Ochoa Chaine “Peculado e infracción a las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una pandemia en concurso real”, previsto y penado por los artículos 261, 205 y 55 del código penal” y a Silvio Damián Reynals “Tentativa de ejercicio ilegal de la medicina”, previsto y penado por los artículos 208 y 42 del Código Penal.

Por último, quienes llegaron al lugar para colocarse la vacuna resultaron acusados por “tentativa de infracción a las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una pandemia en concurso real”.